Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU entrega a los miembros del Consejo Social un documento de “observaciones” como contribución al análisis de los criterios del presupuesto de 2014.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha entregado a los miembros del Consejo Social de la Ciudad un documento con “32 observaciones” para contribuir al análisis del documento de “Criterios Generales del Presupuesto Municipal del año 2014”, que les acaba de remitir la Concejalía de Hacienda. Se trata con ello de que los consejeros tengan, además de la información oficial, otros puntos de vista de la realidad de Valladolid, que les pueden resultar útiles en sus análisis.

 

En el citado documento de observaciones se recogen determinadas informaciones y opiniones sobre aspectos significativos de la mayoría de los capítulos del documento de la Concejalía de Hacienda. Se habla de “información general”, las magnitudes presupuestarias y los presupuestos de las distintas áreas. También de los programas y sus líneas de acción, indicando, en este último caso, los ahorros o incremento de gastos que, de acuerdo con los principales objetivos políticos que a juicio de IU deberían estar presentes (protección social y creación de empleo), convendría llevar a cabo. IU confía en la buena acogida es estas aportaciones al Consejo.

 

(Se adjunta documento en páginas siguientes).

M. Saravia

 


 

32 observaciones sobre el documento de Criterios Generales del Presupuesto 2014

 

 

1ª. El estudio del documento de Criterios Generales del Presupuesto Municipal del año 2014 es uno de los principales cometidos del Consejo Social de la Ciudad, y en el Grupo Municipal de Izquierda Unida somos conscientes de su importancia. El análisis global de la asignación de recursos económicos para el año próximo es una ocasión, a su vez, de tener una visión de conjunto de las políticas urbanas y su adecuación a las necesidades de la ciudad.

 

Información general

 

2ª. La información que se ofrece del estado actual de la ciudad suele ser incompleta. Se aportan datos e indicadores demográficos, sociales y económicos, pero muy insuficientes para conocer el estado real de la población. Especialmente la de los hogares que se encuentran en peor situación. Se aportan datos globales del paro, pero nada se sabe de su relación con los datos de vivienda o nada del número de hogares en que se encuentran todos sus miembros en paro, por ejemplo. Ni siquiera se citan los desahucios llevados a cabo. No ofrecen una imagen suficiente del estado de la población. El Consejo necesita una información más completa.

 

3ª. Respecto a la información de los municipios del Alfoz, que reclamó el propio Consejo en su informe del pasado año (p. 2) únicamente se aportan datos territoriales, demográficos, parque de vehículos, etc., pero no las implicaciones territoriales, económicas, sociales, funcionales y políticas entre el conjunto de tales municipios. Ni las cuestiones culturales a las que también alude el citado informe (en p. 3, en referencia a las políticas de coordinación de actividades culturales).

 

4ª. Hay cambios en el horizonte que pueden ser cruciales, como son los derivados de la futura Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. En ese sentido, el próximo año no va a ser un año más. Es necesario actuar desde todas las instancias (y también desde el Consejo Social, según creemos) en defensa del Ayuntamiento de la ciudad. Porque en esa defensa va también la de los derechos y la calidad de vida de la ciudadanía. De hecho, se prevé una nueva “línea de acción” de la Secretaría General (“Apoyo a la aplicación de grandes cambios normativos”), donde se habla de cambios organizativos, competenciales y procedimentales, modificándose incluso el Reglamento Orgánico municipal. Pero el alcance de los cambios es de tal calado que no basta con un planteamiento especializado o sectorial.

 

5ª. De hecho, las implicaciones institucionales de la citada norma pueden llevar a un Ayuntamiento muy diferente del que conocemos, con riesgo de desaparición de algunas instituciones (sociedades como Auvasa o Viva, por ejemplo), y una importantísima modificación de las competencias y, por tanto, acción política de la Corporación.

 

6ª. El tema de las externalizaciones cobra, en ese contexto, una dimensión aún más critica que la que se está viviendo en los últimos años. Es necesario tener datos globales sobre el proceso que ha ido llevando fuera un buen número de servicios que han implicado habitualmente peores condiciones laborales. Se trata de un proceso fundamental para entender el modelo de administración pública que se quiere desarrollar.

 

MAGNITUDES PRESUPUESTARIAS

 

7ª. En los últimos años siempre se han manejado previsiones económicas que se han revelado finalmente equivocadas, por exceso de optimismo. Los informes respecto a la evolución del PIB no son directamente relevantes para la elaboración del presupuesto municipal, ni para decidir la ordenación urbana, por ejemplo, pero después ya de un largo periodo de crisis no podemos volver de nuevo a forzar los pronósticos económicos. Entendemos que debemos trabajar en un marco pesimista.

 

Respecto a los ingresos

 

8ª. A pesar de que el presupuesto se ha reducido muy notablemente, los ingresos de carácter tributario se mantienen estables (139 millones de euros en 2009 y 138 en 2013). Pero la progresividad de las ordenanzas fiscales deja mucho que desear. Por de pronto, no hay un planteamiento conjunto de las bonificaciones y exenciones, sino que parecen responder con frecuencia al acaso, a decisiones poco sistemáticas (en unos casos a jóvenes, en otros a pequeños propietarios, etc., sin que haya una lógica global que organice el sistema). Pero además se renuncia a gravar las viviendas más caras, por ejemplo; o a incentivar el uso de las viviendas vacías. Igualmente debería mejorarse la inspección mediante la firma de un convenio con el Catastro, e investigar otras posibilidades de reducir aún más los tributos para los hogares con menos recursos y aumentar la carga a quienes tienen grandes recursos. Hay que seguir insistiendo en la supresión (por injusta) de la tasa de basuras.

 

9ª. Las aportaciones de las administraciones central y autonómica siguen siendo claramente insuficientes. Así se muestra en la relación de subvenciones finalistas para el próximo año. Las subvenciones de la Junta en cultura, rehabilitación de viviendas, deportes, o del Estado en escuelas taller o en aportaciones a programas culturales han caído de forma espectacular en los últimos años (19,5 millones en 2012 y 13,5 en 2013).

 

10ª. Los ingresos esperados por venta del patrimonio municipal, en los que se insiste nuevamente a pesar de haber resultado un completo fiasco en los últimos años, no pueden mantenerse. No se ha explorado nuevas vías para incrementar los ingresos patrimoniales.

 

Respecto a los gastos

 

11ª. Hay una serie de principios fundamentados en la legislación de nuevo cuño (derivada en parte de la modificación del artículo 135 de la Constitución que llevaron a cabo PP y PSOE) que condicionan el cómputo total de los gastos. Son los principios de estabilidad presupuestaria, la fijación del techo de gasto, la regla del gasto y el nivel de endeudamiento. Las principales magnitudes del gasto vienen condicionadas por la aplicación de tales pautas (gravemente injustas, en nuestro criterio).

 

12ª. Los gastos de personal han ido suponiendo progresivamente un porcentaje más elevado del total del presupuesto (37% en 2009 y 49% en 2013), debido a la reducción del total presupuestado. Pero las condiciones de los trabajadores se han resentido notablemente.

 

13ª. Aunque se aprobó un Plan de Racionalización del Gasto Corriente plurianual, sigue habiendo muchos gastos eludibles o superfluos y prácticas susceptibles de mejorar su eficiencia.

 

14ª. Las inversiones han caído drásticamente en los últimos cinco años. Se ha pasado de 112 millones de euros en 2009 a 27 en 2013 (y forzando las cosas, con algunas partidas que difícilmente pueden considerarse inversión). Son unos años en que más que inversión lo que debe hacerse es gestión.

 

15ª. No conviene llevarnos a equívocos con la reducción de la deuda. Empezó a bajar en 2011, pero no hay que olvidar que en noviembre de 2010, por ejemplo, se había incrementado nada menos que en 72,6 millones. Esta es la deuda que ahora nos ahoga (a finales de 2013 deberemos 153 millones). La ley hay que cumplirla, pero ni un milímetro más. Y estamos amortizando más deuda de la exigible (ahí están las cuentas del mes pasado).

 

16ª. En la línea con lo que se planteaba en el Informe del Consejo Social del pasado año, se pueden conseguir ahorros presupuestarios que no sólo no afecten “a dotaciones imprescindibles”, sino que puedan mejorar el gasto social. En la enmienda que presentó el Grupo Municipal de IU a los presupuestos de 2013 se modificaban 24 programas y se conseguía un ahorro de más de 11 millones de euros, sobre todo ajustando partidas o reduciendo gastos innecesarios. Ahorro que se aplicaba posteriormente a los principales objetivos que, en nuestro criterio, debería contemplar hoy el municipio: fomento del empleo y protección social, básicamente.

 

Áreas presupuestarias y funcionales

 

17ª. La distribución de la política municipal en 9 áreas (además de las empresas y fundaciones) es ciertamente extraña. Juntar movilidad y patrimonio, o hacienda y deportes, por ejemplo, responde más a los intereses personales de determinados concejales que a ninguna lógica de funcionamiento orgánico. Lo mismo que tampoco es razonable dividir las competencias de educación en tres concejalías distintas. Convendría instar a reorganizar este sistema, dotándole de mayor rigor, y aprovechando para reducir, a su vez, el conjunto de concejalías delegadas a sólo cinco. Por otro lado, sería conveniente que las memorias de cada una de tales áreas tuviesen un mayor contenido político, sin limitarse (como sucede en varios casos) a ser meramente descriptivas.

 

18ª. Los principales objetivos políticos no suelen limitarse a una sola área. En este sentido entendemos que es fundamental garantizar no sólo que se va a mantener el “esfuerzo” municipal en gasto social, sino que se van a recuperar, al menos, las cantidades del presupuesto de 2009. Porque si se ha reducido el total presupuestario en 2011 y 2012, aunque se haya mantenido el porcentaje del gasto social, el total se habrá reducido igualmente (el año pasado, 3 millones menos). Sin embargo, las necesidades han aumentado muy significativamente. Por lo que parece obligado que estas partidas aumenten también de forma muy notable.

 

 

19ª. Resulta igualmente decepcionante el esfuerzo municipal por la creación de empleo. Llevamos dos años y medio de legislatura, y del orden de cinco años de crisis económica. Y aún no se cuenta con ningún plan de actuación suficientemente concreto y operativo para fomentar la creación de empleo. Es el otro gran objetivo municipal, que deja en segundo plano todo lo demás. Y el diseño del presupuesto debería plasmar estas prioridades.

 

20ª. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se está diseñando tiene también importantes implicaciones en el presupuesto de este año y de los próximos años. Pues el modelo de ciudad que se vaya a adoptar tiene mucho que ver, como mínimo, con el funcionamiento y coste de los servicios. Debería estudiarse la propuesta de soterramiento, a la vista de las enormes dificultades que existen hoy para financiar este tipo de proyectos con la venta de aprovechamientos urbanísticos. Y estudiar a su vez qué tipo de actuaciones hay que llevar a cabo para no dejar la zona y sus inmediaciones en mal estado, hasta que finalmente pudiera llegar el desarrollo de la gran obra.

 

21ª. No existe una visión de conjunto de las sociedades mercantiles (Auvasa y Viva), y organismos autónomos (fundaciones de Cultura, Deportes y Seminci), que completan el presupuesto consolidado. Ni tampoco su integración con las empresas de economía mixta con mayoría del Ayuntamiento (Nevasa, Mercaolid y Sociedad Mixta para la promoción del Turismo de Valladolid), que actúan prácticamente por libre. Es necesario una mayor integración de todas estas entidades dentro de la política (también presupuestaria) municipal.

 

Programas y líneas de acción

 

22ª. Si se observan disfuncionalidades en el diseño de las áreas, también las hay en el de los programas de cada una de ellas. En cada área se han diseñado con criterios propios. En una, por objetivos (planificación, conservación, gestión: los tres programas del Área de Urbanismo), en otra por oficinas o centros (así la de Seguridad y Movilidad). En una con un programa sólo para la dirección del Área y en otra con otro que sólo sirve para justificar una transferencia a otra empresa. Nuevamente nos encontramos con una estructura de programas que no favorece una buena asignación de criterios homogénea.

 

23ª. En el Área de Alcaldía hay actuaciones que podrían llevarse sin precisar más presupuesto, como las relativas a la imagen institucional (programa “Órganos de gobierno”), Intervención (ahora con más trabajo) o Secretaría (donde habrá que reforzar la línea de “mejora de la seguridad jurídica”). Sin embargo, entendemos que podría ahorrarse cerca de medio millón de euros reduciendo (que no suprimiendo) una serie de partidas de publicidad, “atenciones protocolarias”, suministros, etc.

 

24ª. En el Área de Urbanismo hay partidas deben suprimirse, respecto al 2013 (como las de inversiones en terrenos o urbanización de nuevas áreas, por ejemplo, que han supuesto este año más de 2 millones de euros), y sin embargo, para atender a las necesidades de vivienda (parque de alquiler social, incremento de la rehabilitación, etc.) hay que reforzar el presupuesto del área con cerca de 3 millones.

 

25ª. En el Área de Participación hay margen para que se reduzca la factura de los envíos “postales” (estimamos una cifra próxima a los 200.000 euros, respecto a 2013). Con ese ahorro podrían incrementarse en torno a los 225.000 euros los programas de bibliotecas, educación y participación ciudadana.

 

 

26ª. En el Área de Hacienda debería actuarse para reducir los gastos en material de oficina, pero sobre todo en transferencias y “otros trabajos de otras empresas”, en una cantidad cercana al millón de euros respecto a la prevista el pasado año. Una cantidad semejante a la que a su vez podría destinarse al acondicionamiento de suelos y edificios públicos para facilitar la creación de empresas.

 

27ª. El Área de Presidencia (que se mantiene como tal, pese a haberse modificado el estatuto del antiguo consejero) también es susceptible de reducir sus gastos de forma importante. Estimamos que, respecto a lo presupuestado en 2013, podría ahorrarse algo más de un millón de euros reduciendo las partidas de procesos de información, comunicaciones, equipos y aplicaciones informáticas, mobiliario y otros trabajos contratados al exterior.

 

28ª. En el Área de Desarrollo Sostenible y Coordinación Territorial (área 07; la 06 no existe) los cambios se limitan a pequeños ajustes. Uno de los temas fundamentales se refiere al cumplimiento de la Agenda 21 y el desarrollo del Plan de Salud municipal.

 

29ª. En el Área de Seguridad y Movilidad se pueden reducir las partidas de maquinaria, instalaciones semafóricas, actuaciones en edificios y otras partidas menores, por un valor total algo superior al millón de euros. Hay que garantizar el mantenimiento del carácter público de Auvasa (y es en esta área desde donde se realizan las transferencias a la empresa).

 

30ª. En el Área de Cultura, Comercio y Turismo habría que reducir los gastos de la Sociedad Mixta, las subvenciones a empresas privadas y otros gastos diversos. Aquí es posible un importante reajuste del presupuesto. Pues también podrían plantearse nuevos programas culturales y el apoyo decidido al pequeño comercio de proximidad, pero con muy poco gasto, ya que se trataría de medidas de otro tipo (evitando las ventajas de las grandes superficies).

 

31ª. En el Área de Bienestar Social es fundamental incrementar la aportación presupuestaria, como se dijo antes. Pensamos que deberían ir a ella más de 4 millones de los ahorrados en otros ámbitos. Especialmente para garantizar que la protección social alcance, como mínimo, los niveles de hace tres o cuatro años, a pesar de que desde entonces las necesidades han aumentado.

 

Difusión del documento y debate

 

32ª. Nuevamente debemos hacernos eco de la mala difusión del documento de Criterios, que ni siquiera se ha facilitado a los grupos de la oposición. Se habla de una nueva ley de transparencia, pero los efectos prácticos es que ni siquiera a este tipo de documentos, que deberían ser objeto de la máxima difusión para propiciar un amplio debate social, se les da un curso mínimamente aceptable.

 

Valladolid, 6 de noviembre de 2013

Grupo Municipal de Izquierda Unida

 

Información adicional