Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

La Comisión de Prevención Ambiental de la Junta en Valladolid no ha dado audiencia a IU, Ecologistas en Acción y Federación de Vecinos en la tramitación de la licencia al Aaparcamiento de Portugalete

Izquierda Unida, Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales han solicitado al Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid que les consulte sobre la necesidad de someter o no a evaluación de impacto ambiental este aparcamiento rotatorio de Portugalete, remitiéndoles el Documento Ambiental del proyecto para que puedan formular sus alegaciones, y paralizando toda decisión al respecto hasta que éstas sean recibidas y valoradas. La Ponencia Técnica de la Comisión de Prevención Ambiental de Valladolid ha obviado a las tres organizaciones que provocaron la revisión de la licencia al aparcamiento rotatorio que, sorprendentemente, y en opinión de la Comisión “reduce la circulación y la contaminación atmosférica y acústica”

En su reunión de mañana miércoles 26 de septiembre, la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de Valladolid, dependiente de la Junta de Castilla y León, determinará si el aparcamiento subterráneo de la Plaza de Portugalete debe someterse o no a una evaluación de impacto ambiental.

Este trámite es consecuencia de la Sentencia nº 44/2011, de 1 de febrero de 2011, del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Valladolid, que anuló la aprobación del proyecto de construcción y las licencias ambiental y de apertura de este aparcamiento rotatorio, otorgadas a Corsan-Corviam Construcción por el Ayuntamiento de Valladolid en enero de 2009, entre otros motivos por haberse omitido la consulta a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León sobre el sometimiento o no del proyecto a evaluación de impacto ambiental.

Según consta en la propuesta de la Ponencia Técnica de la Comisión de Prevención Ambiental, el Ayuntamiento de Valladolid remitió el pasado 1 de junio el Documento Ambiental del proyecto, para que pudiera consultarse “a las administraciones, personas e instituciones afectadas por la realización del proyecto” la necesidad de que éste se someta o no a evaluación de impacto ambiental, según establece la Ley estatal de evaluación de impacto ambiental de proyectos.

No obstante, de manera incomprensible se ha excluido de dicha consulta precisamente a las tres organizaciones que con su recurso provocaron la sentencia que ha originado el trámite ambiental, Ecologistas en Acción, la Federación de Asociaciones Vecinales y el Grupo Municipal de Izquierda Unida, que ven de esta forma vulnerados de manera grave sus derechos constitucionales a la participación y al cumplimiento de las sentencias judiciales.

Por otro lado, llama la atención que la propuesta de la Ponencia Técnica omita toda consideración al impacto ambiental de los 3.000 vehículos que diariamente entran y salen de las rampas del aparcamiento de Portugalete, polucionando las calles más congestionadas del casco histórico de Valladolid, en el entorno de protección de un Bien de Interés Cultural como la catedral de la ciudad. Por el contrario, sin alusión alguna a esta cuestión, los técnicos de la Junta concluyen que el aparcamiento rotatorio “reduce la circulación y la contaminación atmosférica y acústica”, lo que da una idea una vez más de su escaso rigor en temas urbanísticos y de movilidad.

En consecuencia, Ecologistas en Acción, la Federación de Asociaciones Vecinales e Izquierda Unida han solicitado al Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid que les consulte sobre la necesidad de someter o no a evaluación de impacto ambiental este aparcamiento rotatorio, remitiéndoles el Documento Ambiental del proyecto para que puedan formular sus alegaciones, y paralizando toda decisión al respecto hasta que éstas sean recibidas y valoradas.

Para intentar solventar el callejón sin salida al que el Ayuntamiento de Valladolid ha abocado al aparcamiento de Portugalete, Ecologistas en Acción, la Federación de Vecinos e Izquierda Unida vuelven a emplazar al Alcalde a que modifique la concesión administrativa del aparcamiento, reconvirtiendo las 260 plazas rotatorias en plazas de residentes, lo que además hace innecesario el aparcamiento proyectado en la Plaza de la Antigua, de imposible autorización.

Información adicional