Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

El alcalde rechaza dar a conocer las aportaciones de sus concejales a la reforma local por ser realizadas “a título personal”.

El alcalde de Valladolid ha comunicado a IU que el Ayuntamiento de Valladolid no presentó oficialmente ninguna aportación a la ley de reforma de la administración local que el Gobierno ha aprobado a finales de Julio. Javier León de la Riva ha remitido una carta en contestación a la petición de IU de conocer las propuestas realizadas asegurando que las mismas las han aportado sus concejales a "título particular" y no como institución, y rechazando además desvelar su contenido.

 

El pasado lunes, el Grupo Municipal de Izquierda Unida solicitó mediante carta al alcaldeconocer las aportaciones realizadas al proyecto de reforma de la administración “en nombre del Ayuntamiento y, en consecuencia, de toda la ciudadanía vallisoletana, para poder contrastarlas con el proyecto del Gobierno”. Se trata de un tema que ha sido debatido hasta cinco veces en el pleno municipal y sobre el que el propio alcalde mostró su preocupación. En Marzo anunció que él mismo, el concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, y el entonces responsable de Presidencia, Fernando Rubio, trabajaban en la redacción de un documento con aportaciones a la reforma, del que remitirían copias al Gobierno, a la FEMP, y a Javier Arenas y Manuel Cobo, como “negociadores” de la reforma por parte del PP. Expresó entonces que el texto legal debería tener una visión "más municipal" y no estar planteada "desde los altos despachos", e incluso advirtió de las posibles consecuencias de su aprobación, diciendo que de acuerdo con el anteproyecto, el Ayuntamiento tendría que "cerrar" AUVASA.

 

Sin embargo, en la respuesta que ha recibido el Grupo de Izquierda Unida, el alcalde afirma que las observaciones han sido realizadas a título personal por miembros del grupo popular y no como acuerdo institucional, ni del Pleno ni de la Junta de Gobierno. Añade que algunas han sido incorporadas al texto final pero se niega a desvelar su contenido porque no tiene obligación alguna de proporcionárselas a nadie máxime cuando se le reclaman, dice textualmente, a través de los medios de comunicación.

 

Esta respuesta es sorprendente por partida doble. En primer lugar, porque el interés de miembros del equipo de gobierno para realizar aportaciones estará lógicamente motivado por la responsabilidad que ostentan, y no es de recibo que actúen “a título personal”. Pero, en segundo lugar, dado que no ha habido pronunciamiento oficial del Ayuntamiento de Valladolid, cabe reprochar esta actitud pasiva ante una ley tan trascendente para un ayuntamiento como el nuestro, cuando el texto ha sido contestado y trabajado por numerosas entidades locales.

 

Por último, el Grupo Municipal entiende que el alcalde no tiene obligación legal de hacer públicas esas propuestas pero considera que sería conveniente que la ciudadanía conociera esas aportaciones cuando la reforma afecta de lleno a la vida diaria y cotidiana en lo que se refiere a servicios públicos que prestan los ayuntamientos. Por su parte IU considera que sí está obligada a hacer pública su labor de oposición y control al gobierno y seguirá difundiendo su actividad y trabajo a través de los medios de comunicación y difusión a su alcance.

 

María Sánchez Esteban

Información adicional