Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

El Grupo Municipal de Izquierda Unida considera una frivolidad que el Ayuntamiento despilfarre más de 600.000 € en la construcción del ascensor de la catedral

La publicación en el BOP de la licitación de la obra, confirma que el Ayuntamiento continúa con el proyecto, a pesar de la apertura a reconsiderar el mismo por parte del Arzobispado.

El Grupo Municipal considera una auténtica frivolidad que el Ayuntamiento no haya dando marcha atrás en el proyecto de “Restauración, adecuación y accesibilidad para la visita pública de la Torre Sur de la Catedral ” cuyo contenido fundamental es la construcción de un ascensor que facilite el acceso a la propia torre. El BOP del 30 de julio recoge el anuncio de la licitación de la obra por un importe total de 660.455,24 €. El Ayuntamiento tiene comprometido un gasto de 610.504,85 €para la realización del citado proyecto.

 

En opinión de Izquierda Unida, el equipo de gobierno del Partido Popular tiene absolutamente confundidas las prioridades reales de la ciudadanía de Valladolid. No parece razonable que en unos momentos en los que las cifras de desempleo y pobreza están alcanzando datos históricas en nuestra ciudad, el Ayuntamiento destine una partida tan importante, de sus escasos recursos, a la realización de una obra absolutamente prescindible.

 

Izquierda Unida ha venido desarrollando desde hace más de un año una serie de contactos y reunionescon los diferentes firmantes del convenio que acordaba la realización del proyecto (Arzobispado, Ayuntamiento, Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León y Asociación de Amigos de la Catedral) pidiéndoles la reconsideración del mismo. Tras este trabajo, que incluyó una reunión del Grupo Municipal con el propio Arzobispo de Valladolid, se produjeron unas significativas  declaraciones del Vicario del Arzobispado, Luis Argüello, señalando que el Arzobispado “estaría dispuesto a sentarse y ver las posibilidades que se presentan para la reconsideración del proyecto del ascensor de la catedral, en una época de grandes dificultades económicas en la que no es popular justificar este tipo de inversiones.”

 

El alcalde de Valladolid ha manifestado en numerosas ocasiones que el Ayuntamiento está “obligado” a destinar las cantidades señaladas a la construcción del ascensor, merced a que una parte de las mismas proviene de donaciones. Izquierda Unida no comparte en absoluto la opinión del alcalde ya que durante los dos últimos años, el Ayuntamiento ha promovido o participado en numerosos cambios en convenios, contratos, dotaciones presupuestarias e incluso condiciones laborales del personal (paga extra al personal funcionario) basándose en una situación económica excepcional. En ningún momento, el equipo de gobierno del Partido Popular ha mostrado la más mínima intención de reunir a los firmantes del convenio para dialogar sobre la conveniencia del mismo en estos momentos.

 

Izquierda Unida lamenta que, a pesar de las repetidas declaraciones del Concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, asegurando que en Valladolid “no habrá obras faraónicas” el Partido Popular siga basando una buena parte de su política en este tipo de inversiones, completamente alejadas de las prioridades ciudadanas, que hoy pasan sin duda por el fomento del empleo y por los servicios sociales.

 

Alberto Bustos

Información adicional