Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

El Grupo Municipal de IU pide que no se tale un viejo pino por las obras de los Maristas

Colegio Maristas

El Grupo Municipal de Izquierda Unida se ha dirigido a la Concejala de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal, y al Concejal responsable de Parques y Jardines, Jesús Enríquez, para pedirles que frenen las pretensiones de los promotores del Pabellón Infantil y Garaje que se está levantando en la calle Antonio Royo Villanova de talar un viejo pino para facilitar el acceso de los vehículos.

Un pinus pinea de 227 cm. en buen estado fitosanitario. Teniendo, como tienen, frente de fachada más que suficiente para resolver un acceso sin necesidad de quitar ningún árbol, no se entiende cómo se les ha ocurrido disponerlo justo en el sitio donde los hay. Eso se llama puntería. Y también desconsideración con las preexistencias arboladas.
La obra (4.062 m2 construidos, incluyendo 64 plazas de “aparcamiento público”) cuenta con licencia municipal del 30 de marzo del presente año, y tiene dos problemas notables. Por un lado, se localiza inmediatamente al lado de un bloque de viviendas existente, a cuyas plantas inferiores les merma, radicalmente, la luz. Y por otra parte está la cuestión ya citada del acceso y el árbol. Como decimos, no se trata en este caso de incumplimiento de la normativa, sino de sensibilidad hacia el entorno inmediato.
El edificio debería haber tenido en cuenta cómo iba a afectar a los edificios vecinos, a la calle y a los árboles preexistentes, y corregir los volúmenes o el emplazamiento en consecuencia. Máxime cuando la normativa urbanística de ese ámbito, muy antigua, pues corresponde a la 1ª fase de la Huerta del Rey, es escuetísima en el caso de los equipamientos como el que nos ocupa, al esperar de los promotores una sensatez que aquí no han tenido. En efecto, el apartado de la memoria del proyecto denominado “Relación con el entorno” se liquida con la siguiente frase: “El edificio proyectado se sitúa en un entorno urbano consolidado, en contacto con propiedades colindantes”. Y nada más. Es evidente que no ha sido un análisis suficiente.
El Servicio de Parques y Jardines, advertido del problema, informó lo siguiente: “La pérdida del pino se compensará con la plantación de nuevos árboles en número y lugar que indique el Servicio”. No basta. Un árbol viejo es mucho más que un árbol. Su crecimiento lento y poderoso acaba aportando al lugar una sensación de historia y significado difícil de sustituir.
(Se adjunta foto del 14 de septiembre, a las 17,30 h. en que se observan tanto el árbol amenazado como el espacio, delante de la obra, a la izquierda, donde se puede disponer el acceso sin dañar a ningún pino).

Información adicional