Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

La ciudad recupera la plaza de La Antigua y preserva su yacimiento arqueológico gracias a la lucha de la ciudadanía organizada.

Una larga lucha de la ciudadanía organizada iniciada en 2007 por Ecologistas en Acción, la Federación de Asociaciones Vecinales e Izquierda Unida y Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Valladolid, ha logrado preservar para el disfrute de los vecinos y vecinas de Valladolid la plaza jardín arbolada de La Antigua al lograr frenar el proyecto del equipo de gobierno del Ayuntamiento de construir un aparcamiento subterráneo que hubiera destruido su jardín arbolado y el yacimiento arqueológico con restos romanos y medievales, entre otros, existentes en su subsuelo.

 

Las asociaciones ciudadanas lamentan, no obstante, que el Ayuntamiento de Valladolid haya perdido la oportunidad de, con anterioridad al ajardinamiento actual, excavar la totalidad de la plaza y exhumar los restos de la villa romana, como pidió la Comisión de Patrimonio de Castilla y León en 2009, que reclamaba también un proyecto específico sobre los restos romanos para determinar su importancia y profundizar en la investigación del yacimiento. Asimismo, lamentan que no se haya puesto en valor el yacimiento de la plaza de la Antigua con un parque arqueológico, petición que los colectivos ciudadanos documentaron elaborando un anteproyecto que presentaron al Ayuntamiento y a la Junta en noviembre de 2011.

 

Asimismo, las organizaciones sociales señalan que las próximas obras de urbanización en las calles Magaña y Solanilla podrían suponer un impacto sobre los restos arqueológicos situadas en su subsuelo, riesgo ante el que el Ayuntamiento debería extremar las cautelas.

 

El Ayuntamiento de Valladolid habría abandonado el proyecto de construir el aparcamiento subterráneo tras los reveses judiciales que suspendieron, primero en julio y después en noviembre de 2012, sendos intentos de modificación del Plan General de Ordenación Urbana que pretendían dar “encaje legal” a este aparcamiento (y otro en la plaza del Val).

 

La intensa y prolongada campaña ciudadana -objeto de antidemocráticas actitudes por parte del concejal Manuel Sánchez por las que en 2011 se pidió su cese- se prolongó durante seis años con alegaciones, actuaciones sociales reivindicativas y acciones ante la justicia, y evidenció los aspectos urbanísticos, de movilidad, ambientales y patrimoniales en juego con la construcción de este aparcamiento, todos ellos de interés general. A estas acciones se sumaron constantes denuncias contra el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León ante la Fiscalía por el deplorable estado del yacimiento arqueológico y la autorización de su expolio al autorizar la construcción del aparcamiento, por las que la Fiscalía abrió diligencias penales, y también denuncias ante el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y ante el Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos (ICOMOS), solicitando su intervención ante la completa pasividad de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta. Además, la prensa denunció los vínculos del alcalde León de la Riva con la empresa Corsan-Corvian, adjudicataria de numerosos aparcamientos en la ciudad, entre ellos el de la plaza de La Antigua.

 

En defensa de conservación y puesta en valor de los restos arqueológicos de la Plaza y de la Iglesia de la Antigua se pronunciaron los departamentos de Prehistoria y Arqueología, de Historia Antigua y Medieval, y de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, así como la Federación por el Patrimonio de Castilla y León y la Asociación Hispania Nostra, “por cuanto constituyen un testimonio único e insustituible para conocer la historia de la ciudad de Valladolid”, ya que “reúnen las únicas evidencias constructivas de época romana en la ciudad”, junto a 51 enterramientos de la necrópolis medieval de la Iglesia de la Antigua, el patio de un palacio renacentista bajo el que se presume la existencia de otros restos medievales y romanos, la bóveda del cauce del río Esgueva, con los restos del antiguo Puente del Bolo de la Antigua, y la manzana de edificios del siglo XVIII que se mantuvo en pie hasta hace cuarto de siglo.

 

También ha sido llamativa la actuación de los órganos protectores del patrimonio –que no permitieron la intervención de un representante de los colectivos sociales en ninguna de sus reuniones-, pues si bien la Comisión de Patrimonio de Castilla y León, a quien los colectivos sociales solicitaron ya en noviembre de 2007 que no autorizara el aparcamiento, ha velado por el yacimiento arqueológico exigiendo en 2009 la previa excavación arqueológica del total de la plaza de La Antigua y oponiéndose en 2008 y 2010 a la construcción del aparcamiento; sin embargo, fue la Comisión Territorial de Patrimonio de Valladolid -provincial, de inferior rango-, la que autorizó finalmente la construcción del parking subterráneo en 2012, si bien incluyendo rectificaciones sobre el proyecto inicial exigidas por los colectivos sociales por garantizar la seguridad de de la torre románica de la adyacente iglesia de La antigua.

 

Esta lucha ciudadana fue reconocida por el Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg de la Universidad de Valladolid en la concesión del Premio Vaccea 2012 en su modalidad “Protección y conservación del Patrimonio”.

 

  • Miguel Ángel García:,    Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio
  • Ildefonso Vara:,              Ecologistas en Acción de Valladolid
  • María José Larena:,      Federación de Asociaciones Vecinales
  • María Sánchez:,             Izquierda Unida de Valladolid

Información adicional