Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

Javier León de la Riva y Manuel Sánchez confirman a IU que los trabajos administrativos del Plan Rogers también están paralizados

IU pedirá mañana a la alcaldesa accidental, Mercedes Cantalapiedra,que convoque urgentemente a los portavoces de los grupos políticos municipales para establecer una estrategia de análisis y debate público de la situación.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha recibido en los últimos días sendos escritos del alcalde de Valladolid, Javier León, y del 2º teniente de alcalde, Manuel Sánchez, en los que se confirma la paralización de los trabajos administrativos del Plan Rogers. No es ya, por tanto, que se estén haciendo los trabajos administrativos necesarios y sólo se espere otro contexto económico para iniciar las obras sino que está prácticamente paralizado todo, incluso los citados trabajos administrativos, en contra de lo que se ha venido defendiendo hasta ahora.

 

Concretamente el alcalde respondió al escrito del 26 de mayo de 2013 en el que se pedía que se hiciese público el informe que, según anunció el Consejo de Administración de la Sociedad “Valladolid Alta Velocidad 2003 S.A.” el pasado 17 de enero de 2013, "debería estar listo en tres o cuatro meses" y "permitiría determinar la viabilidad del proyecto", asegurando que este trabajo ni siquiera había sido contratado.

 

Y Manuel Sánchez también ha contestado finalmente a la solicitud de información requerida por IU el pasado 6 de marzo (ha tardado tres meses en contestar, por lo tanto), donde se le preguntaba por el estado en que se encontraba el “proyecto de actuación” del Plan Rogers, ya que desde agosto de 2011, en que concluyó la 1ª fase, no parecía haber habido avances. Y efectivamente, así es. El concejal, responsable de la Oficina Ferroviaria del Ayuntamiento (Ofeva), ha dicho que desde esta última fecha, aunque –según dice- se está avanzando trabajo de “las siguientes fases con diferentes hipótesis”, lo cierto es que aún “no se ha recibido el programa de obras y liberación de terrenos que se considera necesario para la elaboración de la Fase 2”, y por tanto es un trabajo que puede quedar en nada. O dicho de otra forma: Valladolid Alta Velocidad no ha realizado ni siquiera un planteamiento mínimo sobre cómo actuar para que en Ofeva se pueda seguir trabajando.

 

Y, peor aún, no se tiene ni idea de cuáles son los valores del suelo que podrían ser reales en estos momentos, y por lo tanto no existe ni la menor hipótesis de viabilidad de la operación. Nada de nada. Manuel Sánchez dice que hasta ahora se mantienen los “las mismas hipótesis de valores” del suelo que figuran en el Plan Rogers, como si no hubiese habido en los últimos años una hecatombe en tales valores que condiciona decisivamente toda la operación.

 

Y en estas circunstancias, y aunque el alcalde no haya querido exponer públicamente todas las cuentas de la Sociedad (sólo ha venido haciéndose público lo que le ha interesado políticamente en cada momento), es obvio que hay que empezar ya a devolver los créditos, sin que se haya vendido una sola parcela. IU pedirá mañana a la alcaldesa accidental, Mercedes Cantalapiedra, que convoque urgentemente a los portavoces de los grupos políticos municipales para establecer una estrategia de análisis y debate público de la situación, que concluya en la adopción de las medidas que corresponda. No puede seguirse con la cabeza escondida, como el avestruz, para no ver la gravedad de la situación del Plan Rogers y sus implicaciones urbanísticas, sociales y económicas, ni un día más.

 

M. Saravia

Información adicional