Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

El Grupo Municipal de IU exige a Alfredo Blanco, concejal de Hacienda, mejoras de gestión tributaria y la retirada de la nueva tasa de basuras

En el Pleno del pasado martes, 4 de junio de 2013, el Grupo de Izquierda Unida planteó una serie de propuestas y preguntas acerca de la tasa de basuras y la fiscalidad municipal que quedaron sin respuesta por parte del responsable de Hacienda, Alfredo Blanco. Es necesario que el concejal aclare por qué el equipo de gobierno está dejando pasar la oportunidad de recaudar por conceptos en los que no se está poniendo la diligencia necesaria. Por contra, se recurre a una nueva tasa de basuras, injustificable desde todos los puntos de vista, que no trae consigo ningún servicio nuevo a la ciudadanía y que, además, se encarga su gestión a una empresa que podría haber subcontratado las notificaciones de la tasa contraviniendo el contrato.

 

GESTIÓN DE TRIBUTOS

 

En dicho debate del Pleno, IU planteó medidas que permitirían retirar la tasa de basuras, puesto que se conseguiría una recaudación similar sin cargarla sobre las espaldas de la gran mayoría.

 

  • La primera de ellas, es la firma de un convenio con el Catastro para identificar los inmuebles que están sin catastrar en Valladolid y que por tanto no abonan el Impuesto de Bienes Inmuebles. La Oficina del Defensor del Pueblo ha identificado casi 5.000 inmuebles en esa situación en la provincia. Sin embargo, al ser Valladolid una de las pocas capitales de provincia sin convenio con el Catastro, se desconoce cuántos corresponden a la capital e impide realizar adecuadamente las tareas de inspección para que se recaude a sus propietarios el IBI y otros tributos. Como ejemplo de las consecuencias de esta falta de diligencia, hemos podido conocer que un edificio en la Avenida Gijón aún figura, desde hace 40 años, a nombre del antiguo MOPU (Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo). Se están perdiendo miles de euros por falta de diligencia.

 

  • La segunda consiste en revisar las concesiones de obras y servicios públicos como aparcamientos o centros de deportes y ocio, para que las entidades concesionarias paguen los tributos que les corresponde. Al figurar como titular el Ayuntamiento, lo cual es dudosamente legal, se dejan de recaudar tributos como IBI, IAE (en su caso), vados o cualquier otra tasa o precio público. Por ejemplo, en el CDO El Palero, según nuestras fuentes, se podrían recaudar del orden de 13.000 euros anuales. Y estamos hablando de unos 15 casos entre centros deportivos y aparcamientos. Esto se debe a que en la mayoría de (si no en todos) los pliegos de las concesiones que aprueba el Ayuntamiento para regular las citadas concesiones aparece un párrafo que dice: “el futuro concesionario del servicio estará exento de las tasas, precios públicos e impuestos sobre obras y construcciones que pudieran devengarse por ejecución de actividades, obras o gestiones que sean propias del servicio objeto de la concesión”. Sin embargo no se pueden hacer exenciones tributarias generalizadas por razón de reserva de ley. Es, pura y llanamente, arbitrariedad.

 

  • Y, por último, cabría mejorar mucho la información y coordinación interna entre departamentos municipales. Aunque se tienen los datos en el Ayuntamiento, por ejemplo, de reformas de inmuebles, con frecuencia no se comunican a otros departamentos de control tributario y no se dan de alta, con lo que finalmente no acaban teniendo la repercusión tributaria que correspondería a la nueva situación. Falta personal, tanto en las instalaciones de Santa Ana como en Patrimonio y se escapa un dineral por malgastar recursos y llevar una mala gestión política, que prefiere crear nuevas tasas como la de basuras a esforzarse en mejorar la gestión de tributos, tomando decisiones como las citadas.

 

TASA DE BASURAS

 

Junto a esas medidas, se requirió también en el pasado Pleno municipal al edil de Hacienda, Gobierno y Función Pública para que aclarara la situación de la empresa a la que ha contratado el Ayuntamiento las notificaciones de la nueva tasa de basura. Pues según las últimas informaciones aparecidas en la prensa, dicha empresa (ICS) ha subcontratado a su vez esos mismos trabajos a otra empresa (Castillpost), cuando en el pliego de condiciones se recoge expresamente que la empresa adjudicataria debe realizar el trabajo con su propio personal. Si se confirmara dicha información nos encontraríamos ante el incumplimiento del contrato que podría conllevar su extinción. Como decimos, el equipo de gobierno tampoco respondió a esta cuestión y se han vuelto a requerir oficialmente explicaciones.

 

A medida que las notificaciones llegan a los domicilios, el malestar ciudadano es creciente, al percibir que se ha de pagar por un nuevo concepto sin que los servicios recibidos hayan aumentado ni mejorado, sino todo lo contrario. Teniendo en cuenta que, como hemos indicado, hay otras fuentes de donde obtener ingresos, el equipo de gobierno debería justificar por qué no acude a ellas para evitar ese esfuerzo a una ciudadanía que ya está al límite. Y mucho menos puede tolerarse que haya dudas sobre la gestión de una empresa a la que se ha encargado una tarea de la que dependen los derechos fiscales de los vecinos y vecinas.

 

Valladolid, 7 de junio de 2013

Grupo Municipal de IU

 

Información adicional