Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU propone que se invierta el estándar de plazas de aparcamiento para promover la movilidad sostenible

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha presentado hoy, viernes 10 de mayo de 2013, a la Concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, una solicitud para que en la normativa del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se invierta el carácter de los estándares relativos a plazas de aparcamiento.

El control de los aparcamientos es una cuestión central para determinar la calidad de una zona urbana. Porque, efectivamente, “la eliminación de una plaza de aparcamiento, en el centro de una gran ciudad, supone casi automáticamente que un automóvil menos entre en dicho centro todos los días. Y la inversa es igualmente cierta” (Julio Pozueta en Movilidad y planeamiento sostenible).

En la actualidad se exige en el PGOU la previsión de un determinado número de plazas para cada uso y situación. Por ejemplo, en “suelo urbano no consolidado”,se exige la previsión de dos plazas de aparcamiento por cada 100 metros cuadrados construibles en el uso predominante. Y para el uso deportivo (por poner otro ejemplo), se requiere “una plaza por cada 100 m2, o fracción, y no menos de una plaza cada 25 espectadores”.

Sin embargo, desde hace tiempo, los ayuntamientos están comenzando a cambiar el sentido de esas exigencias. Según se lee en la publicación de la American Planning Association (Planning and Urban Design Standards, New Jersey, 2007), “cada vez más, los gobiernos locales establecen exigencias mínimas, pero también máximas, de plazas de aparcamiento para controlar su escala e impacto”.

IU propone, por tanto, fijar techos para el número de plazas de estacionamiento autorizables para cada uno de los tipos de áreas urbanas. Y establecer, en consecuencia, estándares máximos par la dotación de plazas de estacionamiento en edificios. Como se decía antes hay ya numerosas experiencias que pueden avalar este tipo de decisiones normativas. Por un lado los casos de ciudades en que se han implantado (las primeras: Seattle, Boston, etc.). Y por otro, los denominados “barrios sin coches” o las experiencias de “gestión de coches compartidos”, entre otras muchas que serían coherentes con esta propuesta.

Manuel Saravia

Información adicional