Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU sugiere la plantación de acacias en los patios de los colegios el 5 de junio como vínculo simbólico con todas las escuelas del mundo

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha enviado hoy sendos escritos a las concejalías de Desarrollo Sostenible y Coordinación Territorial, responsable de las actuaciones municipales en materia de Medio Ambiente, y a la de Atención y Participación Ciudadana, responsable de educación e instalaciones educativas, en los que sugiere que el próximo 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, se organice la plantación de acacias en los patios de los colegios municipales.
 


Entre las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente se han llevado a cabo con frecuencia plantaciones sistemáticas en distintos lugares, y en IU se considera que en este año podrían centrarse en los colegios. La acacia es un árbol espinoso muy extendido por todo el mundo, bajo cuya sombra se han impartido e imparten clases al aire libre, desde Dinamarca (“escuelitas del bosque”) a Angola (“Seguimos enseñando al 40% de nuestros alumnos bajo los árboles”, según Edina Kozma, de Unicef Angola); desde California (donde hay varios movimientos de escuelas al aire libre) a Bangladesh (por ejemplo, en Dhaka).

Se da clase bajo los árboles para potenciar el contacto y la relación con ellos (la sensación de paz que proporcionan los grandes árboles a los espacios que crean a su alrededor), o por necesidad (valga esta cita de Unicef: “La fila de los niños serpentea hasta un pequeño claro bajo una gran acacia llamada ‘escuela’”, Informe sobre el estado mundial de la infancia, 1999). Y también se han visto recientemente clases al aire libre con motivo de la “marea verde”.

IU ha revisado los planos de los 40 centros municipales de enseñanza primaria de los que es propietario el Ayuntamiento (con la imprescindible colaboración del Servicio de Mantenimiento), y estudiado dónde podrían situarse los nuevos árboles. En la mayor parte de ellos pueden instalarse fácilmente en los patios; pero hay otros que no lo permiten, por limitación del espacio, y habrían de plantarse en la calle inmediata (por ejemplo: Macías Picavea). Y hay casos, como en el García Quintana, en que no resultará fácil ni en la propia calle de acceso. En cualquier caso, se trata de un proyecto de coste mínimo.

 

Manuel Saravia

Información adicional