Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

El Grupo Municipal de IU denuncia que el Ayuntamiento lleva 17 años incumpliendo la legislación al mantener eternamente nombramientos provisionales y no convocar concursos

IU tiene el convencimiento de que se mantiene esa situación por interés político, haciendo que el funcionamiento democrático de la institución se resienta. Pues aunque estamos convencidos de la imparcialidad con que se maneja la práctica totalidad de los trabajadores municipales, no se tiene la misma independencia del poder cuando se ocupa una plaza en propiedad que cuando se está de forma provisional. Y aunque apuntamos ahora especialmente a los funcionarios, el porcentaje de interinidad entre los laborales también es muy elevado (en torno al 40%).

RUEDA DE DE PRENSA 22 de Junio de 2012

El Grupo Municipal de IU denuncia que el Ayuntamiento lleva 17 años incumpliendo la legislación al mantener eternamente nombramientos provisionales y no convocar concursos

El Grupo Municipal de Izquierda Unida preguntará en el próximo Pleno por qué no se hacen promociones internas entre los funcionarios de carrera ni se ha convocado ni un solo “concurso general” de méritos para traslados desde que gobierna el PP en el Ayuntamiento de Valladolid. A pesar de que existe la obligación legal de convocar cada año un concurso para los puestos no singularizados y de que los nombramientos provisionales tienen establecida una duración máxima de un año, la provisionalidad se ha convertido en el Ayuntamiento de Valladolid en permanente.

IU preguntará qué dificultades han tenido para no poder cumplir la legislación, que establece el concurso como “procedimiento normal de provisión de puestos de trabajo” (artículo 79.1 del Estatuto Básico del Empleado Público, EBEP). Por qué son tan numerosos los nombramientos “a dedo”, cuando el artículo 25 de la Ley 6/1985, de Ordenación de la Función Pública, prevé la libre designación sólo para casos excepcionales (y según Sentencia de 28 de abril de 2008 sólo deberían entrar los puestos directivos de confianza). Por qué se ha preferido tener a muchos de los puestos directivos de manera provisional, utilizando la figura de la “adscripción provisional” (art. 72.2 del RD 364/1995), cuando tal solución únicamente puede adoptarse “en caso de urgente e inaplazable necesidad” (art. 81.3 del EBEP). Por qué es tan elevado el índice de interinidad. Por qué se ha frustrado la movilidad interna y cercenado la carrera administrativa de tantos funcionarios, en los términos definidos por la Ley 7/2007 (EBEP), en cuanto a “conjunto ordenado de oportunidades de ascenso y expectativas de progreso profesional conforme a los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

El elevadísimo porcentaje de nombramientos provisionales que se da en este Ayuntamiento es indicativo, en opinión de IU, de la dejación de funciones que en esta materia lleva a cabo el Equipo de Gobierno del PP desde que entró a gobernar el Ayuntamiento. Hubo algún intento de regularizar la situación, cuando en 2006, siendo el concejal responsable de personal Jesús Enríquez, se llegó a constituir una comisión de traslados, que se reunió y dotó de un reglamento. Pero a partir de 2007, cuando la responsabilidad pasó a Alfredo Blanco, se decidió que este asunto “no estaba entre las prioridades” del área.

De esta forma nos encontramos con un gran número de funcionarios en el limbo jurídico, pues lo que según el artículo 18 del Acuerdo para el personal funcionario del Ayuntamiento de Valladolid (firmado el 24 de noviembre de 2009), ha de ser excepcional se ha convertido en norma. (Literalmente dice: “Excepcionalmente podrán hacerse adscripciones provisionales o comisiones de servicios de carácter temporal”).

Es un derecho de los funcionarios que además viene muy bien a la ciudadanía, porque evita la discrecionalidad. Pero al no cumplirse se convierte la administración en un instrumento al servicio de los políticos del gobierno. Como decimos, muchos funcionarios no pueden consolidar niveles, lo que afecta especialmente a los inferiores y medios. Pues las jefaturas, que cuentan con nombramientos reglados de “libre designación”, a los tres años de estar en el puesto consolidan el nivel; mientras que los funcionarios de niveles 22 o inferiores, al tener nombramientos provisionales no corren esos plazos y no consolidan el nivel.

IU tiene el convencimiento de que se mantiene esa situación por interés político, haciendo que el funcionamiento democrático de la institución se resienta. Pues aunque estamos convencidos de la imparcialidad con que se maneja la práctica totalidad de los trabajadores municipales, no se tiene la misma independencia del poder cuando se ocupa una plaza en propiedad que cuando se está de forma provisional. Y aunque apuntamos ahora especialmente a los funcionarios, el porcentaje de interinidad entre los laborales también es muy elevado (en torno al 40%).

Sabemos que un sindicato (el CSI-CSIF) lo está llevando por vía judicial, pero desde IU queremos conocer qué medidas tiene previsto aplicar el Equipo de Gobierno para solucionar esta situación anómala. Pedimos, eso sí, que no nos digan, como ha ocurrido en varias ocasiones en las que hemos trasladado al equipo de gobierno nuestras propuestas, que es necesario contar con una determinada aplicación informática: se hacen concursos en la administración desde muchas decenas de años antes de que se inventase el ordenador.

Grupo Municipal

Información adicional