Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU reclama explicaciones públicas inaplazables sobre la vinculación económica del Ayuntamiento con el Club Baloncesto Valladolid

El Grupo Municipal pide la desvinculación del Ayuntamiento con la propiedad y estructura del Club

 

1. Consideraciones iniciales

1ª. Existe una realidad social y mediática relacionada con el deporte de élite que debe considerarse en primer lugar. Los deportistas que compiten “a alto nivel” promocionan la práctica deportiva entre la ciudadanía, desarrollan un espectáculo seguido por muchas personas y ponen realce a la imagen pública de la ciudad. Es un hecho social que nos lleva a pensar que las administraciones también deben prestar su apoyo a deportistas o equipos de élite.

2ª. La dimensión de este apoyo ha escapado de toda racionalidad. La desmedida apuesta por el deporte de élite que, en demasiadas ocasiones, se ha venido haciendo desde determinadas administraciones públicas, hace que la ciudadanía esté escandalizada. Se ha destinado y aún se destina una enorme cantidad de recursos públicos a clubes que, en algunos casos, mantienen escandalosas deudas con trabajadores, con otras empresas, con Hacienda y con las propias administraciones.

 

3ª. Durante el presente mandato del Partido Popular, el Grupo Municipal de Izquierda Unida ha mostrado su preocupación por la permanente tutela que el Ayuntamiento de Valladolid ejerce sobre el club de baloncesto más representativo de nuestra ciudad. En un buen número de oportunidades hemos querido conocer los riesgos económicos que para la economía municipal entrañaban los sistemáticos “rescates” a la maltrecha economía del club.

 

4ª. La relación del Ayuntamiento con el Club Baloncesto Valladolid está sumida en una llamativa falta de transparencia.

 

5ª. IU entiende que es una responsabilidad pública el fomento del deporte y la generación de herramientas para la práctica deportiva en la ciudad. Sin duda esta práctica puede promover algunos valores fundamentales en nuestra sociedad, como los del fomento de la diversidad, la cooperación, el esfuerzo o la superación, y acompaña a un evidente impulso de hábitos de vida saludable.

 

2. Algunos hechos relevantes

 

El Grupo Municipal de IU ha tenido finalmente acceso a las dos piezas separadas del expediente 1/2012, de la Secretaría Ejecutiva de Hacienda y Función Pública, denominadas "Reconocimiento obligación correspondiente a la subvención establecida para el año 2012" y"…2013", respectivamente, y éstas son las conclusiones obtenidas.

 

Existen graves problemas para aprobar el pago de la subvención de 2013, por incumplimiento de las cláusulas del convenio.

 

El problema fundamental es que la Fundación Baloncesto Valladolid no cumple el apartado 9 de la cláusula 3ª del Convenio de colaboración suscrito con el Ayuntamiento en 2012, "en lo referente al mantenimiento de sus cuentas saneadas y equilibradas, habida cuenta de las importantes pérdidas obtenidas en el periodo 2012-2013, así como del incremento de sus deudas y de los problemas de liquidez a corto plazo", según consta en el informe del Interventor del 20 de enero de 2015.

 

Hay que decir que la citada subvención, de 390.090 euros, ya fue abonada (se hizo un adelanto del pago), y de lo que se trata ahora es de justificar ese pago. Hasta llegar a la citada conclusión de Intervención ha habido un complicadísimo proceso en el que han tomado parte, además del Área de Hacienda, la Fundación Municipal de Deportes y la Asesoría Jurídica, con distintos informes en los que también se ha hablado de la pérdida de categoría del Club, procesos judiciales contra el Club que implicaban al Ayuntamiento ("es evidente que una elemental regla de buena administración debe impedir la concesión a quien por su irregular actuación ha podido contribuir a generar un gasto tan considerable a la hacienda municipal"), se han hecho análisis pormenorizado de las cuentas de la Fundación; y sobre todo se han puesto de manifiesto múltiples problemas con la gestión y documentación de la tramitación de las ayudas.

 

Pero es que además se trata de problemas reiterados. Siempre hay problemas. En la justificación de la subvención de 2012 hubo también amenazas de resolución del convenio por haber cedido “el derecho de cobro de los créditos que resulten a favor de dicha Fundación” a una entidad financiera. Tal cesión, además de que "no parece ir en la dirección de reducción de deudas", se consideraba posible causa de rescisión por incumplir el carácter finalista de la subvención.

 

Una relación complicadísima, siempre. Y lo cierto es que el expediente de justificación del pago de 2013 está aún sin concluir, pendiente de nuevos informes de Secretaría General.

 

2ª. El conjunto de relaciones entre el Ayuntamiento y el Club de baloncesto es insostenible, desde todos los puntos de vista, y debe replantearse.

 

El funcionamiento del Club parece absolutamente dependiente de las subvenciones municipales. Y para revestirlo de cierta sensación de autonomía se han creado algunas "empresas pantalla" (la Fundación y el Club de empresas y deporte) que tratan de ocultar que el verdadero empresario es el Ayuntamiento. No lo dice IU, sino que se lee en documentos aportados a procedimientos judiciales que constan en el expediente.

 

El Club carece (según se dice en tales documentos) por completo de autonomía financiera para el desarrollo normal de su actividad ordinaria, al carecer de una estructura económica autónoma. Ha de estar permanentemente asistido por el Ayuntamiento. Las citadas "empresas pantalla" tienen la finalidad de canalizar los recursos municipales. El Club Baloncesto Valladolid SAD está permanentemente infracapitalizado, y sus ingresos ordinarios no alcanzan a cubrir sus gastos ordinarios de explotación.

 

El Ayuntamiento, se dice, es el empresario real. Pese a su ínfima participación en el capital social (ese 1,66% de que hablaba Alfredo Blanco) aporta los recursos necesarios para mantenerlo vivo. Concretamente, y ciñéndonos a los últimos años, podemos destacar algunos llamativos ejemplos:

 

  • En 2009 el Ayuntamiento concedió una subvención no reintegrable para el fondo de regulación de ascensos" de 1,8 millones de euros.

 

  • Tiene cedido el uso del pabellón Pisuerga por 50 años sin contra prestación. Una aportación valorada en 5,8 millones de euros. Esta concesión incluye, además, un conjunto de instalaciones, como los locales del propio pabellón y un solar del Barrio Arturo Eyries.

 

  • Para superar el concurso voluntario de acreedores nº 235/2010 el alcalde asumió el compromiso de formalizar un convenio de 4 años (2012-2015) a favor del Club, en virtud del cual se aportan 390.090 euros anuales, suficientes para cubrir la deuda con la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, según un calendario de pago propuesto al efecto. Con ese convenio se llegó a una quita del 50% de los créditos y un aplazamiento de pago de 8 años para el otro 50%, lo que se ha valorado en 2,065 millones de euros.

 

  • Al parecer (hay manifestaciones en el expediente en este sentido) existe el compromiso de prorrogar otros 4 años el convenio con el Ayuntamiento.

 

  • En diferentes ocasiones, el Ayuntamiento de Valladolid ha salido “al rescate” del club, aportando cantidades extraordinarias, fuera del convenio firmado. Una de las fórmulas empleadas para hacerlo es la del contrato publicitario con la Sociedad Mixta para la promoción del Turismo en Valladolid. En virtud de este contrato se aportaron, por ejemplo, en abril de 2013, 150.000 € extraordinarios,a pesar de que el objeto del contrato (la promoción turística de la ciudad) ya aparece recogido en el convenio anual.

 

  • En otros momentos, el Ayuntamiento ha otorgado subvenciones extraordinariascon el fin de “estabilizar la situación económica del Club” como la concedida en Julio de 2011, por valor de 570.000 €.

 

El Ayuntamiento es miembro del Consejo de Administración del Club y ha venido controlando (con dos concejales entre los tres miembros del Patronato) la Fundación, que a su vez es la propietaria del Club (con 94,5% del capital). La Fundación, a su vez, es propietaria al 100% del Club de empresas. ¡Sorprendente!

 

Es, por tanto, un funcionamiento inadmisible en una administración pública. Si se quiere que el modelo de protección del deporte de élite sea ése, dígase públicamente, debátase en el Pleno municipal y asúmanse las consecuencias. IU no comparte en absoluto ese proceder. Pero menos aún los intentos de falsear la realidad, revistiendo un funcionamiento absolutamente dependiente del Ayuntamiento como si se tratase de decisiones autónomas de una entidad privada.

 

3ª. Se ha puesto de manifiesto la voluntad de oscurantismo del equipo de gobierno en lo que concierne a las subvenciones a clubes deportivos de élite.

 

IU ha pedido en numerosas ocasiones información clara y completade la relación entre el Ayuntamiento y el Club Baloncesto Valladolid. Nunca, hasta este momento, la ha tenido. Y si ahora se ha accedido al expediente citado no ha sido precisamente por voluntad municipal de aclarar las cosas. De hecho no se ha permitido fotocopiar ningún documento del expediente, y ha habido que dedicar un esfuerzo absurdo para copiar a mano todo lo relevante.

 

El Grupo Municipal ha acudido en dos ocasiones a las oficinas del Club. Ha sido recibido muy amablemente pero no se le ha facilitado un solo número por escrito. Cuando se ha llevado el asunto al Pleno, ha contestado el concejal Zarandona sin aportar un solo dato y situándose en el papel de patrono de la Fundación del Club pero no en el de concejal del Ayuntamiento de Valladolid. El propio concejal de Hacienda y Presidente delegado de la Fundación Municipal de Deportes ha realizado declaraciones públicas en las que señalaba que “el Ayuntamiento no tiene nada que ver en el funcionamiento del Club de Baloncesto, del que solo posee un 1,66% de las acciones”.

 

Todas las preguntas que se han formulado en las comisiones de Hacienda o en la Fundación Municipal de Deportes se han despachado diciendo que ése no era el lugar para tratar el asunto. ¿Cuál era el lugar? Nos hemos encontrado, por tanto, con un cúmulo de dificultades intencionadas para evitar que pudieran conocerse los hechos, aunque afecten de forma importantísima a las arcas públicas.

 

4ª-. Se han realizado presiones totalmente inadmisibles sobre funcionarios públicos.

 

En las últimas semanas, se ha producido una serie de declaraciones públicas por parte de diferentes responsables políticos que han supuesto, a juicio de IU, una intolerable presión sobre los funcionarios municipales que deben informar en el expediente, cumpliendo con su obligación. No parece de recibo que se haya animado al alcalde a que trabaje un poco y remueva los obstáculos que impiden que se pueda recibir la subvención. Entendemos que no se trata simplemente de "remover obstáculos". Se trata de que se cumpla con la legalidad; de que se haga valer el contenido de los convenios firmados y de que se sea absolutamente escrupuloso hasta con el último céntimo del dinero de todos los vallisoletanos. Por todo ello se ha de evitar cualquier presión política sobre los funcionarios públicos.

 

3. Conclusiones

 

Desde el Grupo Municipal de Izquierda Unida consideramos que el alcalde debe dar explicaciones públicas, claras y completas de la situación del expediente que afecta a la relación del Ayuntamiento con el Club Baloncesto Valladolid. Debe aclarar igualmente de los riesgos económicos que para el Ayuntamiento entraña esta relación.

 

IU entiende que, una vez aclarada la relación municipal y los riesgos de la misma, el Ayuntamiento debe poner en marcha el proceso de desvinculación de Ayuntamiento y el CB Valladolid en el que, por supuesto, IU está dispuesta a colaborar para que se haga en las mejores condiciones posibles.

 

Es evidente que Izquierda Unida se manifiesta en contra de que el Ayuntamiento desoiga las indicaciones de la intervención municipal y trate de realizar las actualmente paralizadas, aportaciones económicas al Club, ya sea de forma directa o buscando subterfugios como los que con frecuencia se han encontrado en las subvenciones de la Sociedad Mixta de Turismo.

 

Como es natural, IU exhorta a todos los responsables políticos del Ayuntamiento a no realizar presiones a ningún funcionario público.

 

Es importante señalar que durante el presente año se han de emprender las negociaciones para la firma de los nuevos convenios con los clubes de élite. IU valora que es el momento más adecuado para establecer una serie de pautas, objetivos y condiciones para que la aportación municipal sea sostenible económicamente, así como equilibrada y justa con todos los clubes y con el resto de iniciativas deportivas existentes en Valladolid.

 

Valladolid, 11 de febrero de 2015

Grupo Municipal de Izquierda Unida

Información adicional