Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU denuncia que el Ayuntamiento ha comenzado a cobrar el uso de los centros cívicos a ciudadanos, entidades sin ánimo de lucro y comunidades de vecinos.

El pago que exige la Concejalía de Participación, va desde los 9 € hasta los 360 €, por el uso de salas y salones.

 

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha podido constatar que el Ayuntamiento ha comenzado a exigir un pago por el uso de todas las salas, salones y teatros de los centros cívicos. Esta obligación afectará a cualquier ciudadano, organización o asociación que pretenda realizar una actividad en los mismos. Los precios públicos fijados en la Comisión de Hacienda y Función pública, van desde los 9 € por el uso de una sala pequeña (inferior a 50 m2) a los 360 € por el uso de determinados “teatros” o salones de actos. Es importante destacar que este debate nunca llegó a realizarse en la Comisión de Participación, a pesar de las constantes demandas de IU para que así fuera.

IU quiere manifestarse radicalmente en contra de la medida impulsada por la Concejalía de Atención y Participación Ciudadana; pues considera que la decisión del Equipo de Gobierno del Partido Popular viene a poner importantes trabas a la actividad social de miles de personas que diariamente hacen uso de los Centros Cívicos. Cabe recordar que el mantenimiento de los Centros Cívicos ya está financiado por los ciudadanos a través de los impuestos.

 

IU valora que el cobro por el uso de los Centros Cívicos solamente estaría justificado en el caso de la realización de actividades culturales con ánimo de lucro. De hecho, ésta fue la posibilidad que se planteó hace meses, cuando se acordó dar respuesta a la demanda de diferentes grupos de teatro que solicitaban el uso de los salones de actos de los Centros Cívicos, ante el déficit de estas instalaciones en Valladolid. Sin embargo, la Concejalía que dirige Domi Fernández ha aprovechado esta circunstancia para realizar un nuevo atentado contra la participación ciudadana y contra la vida social y cultural de los barrios. Pues cabe apuntar que la decisión de cobrar por el uso de estas instalaciones públicas, está afectando a colectivos culturales, asociación vecinales, ONGs, AMPAS o comunidades de vecinos, entre otros casos.

 

Resulta muy llamativo que, en momentos en los que el Alcalde y el concejal de Hacienda alardean de la supuesta buena situación económica del Ayuntamiento, la medida planteada se justifica en la necesidad de que los colectivos ciudadanos “colaboren con la sostenibilidad financiara del conjunto de la Hacienda municipal”. Es importante recordar que estos colectivos han sufrido un recorte de más de un 30% en los recursos públicos que reciben y que muchos de ellos no reciben ni un céntimo de subvención.

 

Por último, para IU no resulta creíble que el Ayuntamiento plantee una exención de pago cuando las actividades sean de libre acceso, ya que esto limita las exenciones a actividades artísticas o las charlas y conferencias. Es evidente que la actividad ciudadana va mucho más allá que una mera exposición pública de su actividad.

 

 

 

Alberto Bustos

Información adicional