Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU reclama al equipo de gobierno que recurra el auto de Ebro-Piensos Cia y rechaza el abandono del alcalde ante la pérdida de varios millones de euros y la consumación de una flagrante injusticia

El Grupo Municipal de Izquierda Unida no puede admitir la actitud indolente, perezosa y conformista del alcalde y la concejala de Urbanismo ante el auto de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que da por ejecutada la sentencia de Ebro - Piensos Cia (donde se construyeron 263 viviendas ilegales). Renuncia de esa forma a obtener las cesiones y compensaciones legalmente establecidas, y lanza un mensaje a quienes incumplan la legalidad urbanística (da igual, finalmente los hechos consumados, por ilícitos que sean, pueden acabar impunes) y a quienes la cumplan (¿para qué?).

Al parecer el alcalde anunció ayer “que el Ayuntamiento no tiene intención de realizar nuevas reclamaciones”. IU entiende que ante hechos de esa magnitud el Ayuntamiento no puede quedarse cruzado de brazos. Ha de recurrir urgentemente, apoyándose en el voto particular de la presidenta de la Sala, e intentar por todos los medios restablecer la legalidad y garantizar que se compense a la comunidad por los aprovechamientos excesivos obtenidos (ilegales de todo punto). No cabe admitir que la sentencia esté consumada simplemente con una publicación oficial, sin que se haya garantizado que el uso del suelo realizado, con sus correspondientes cargas urbanísticas, obedezca al interés general.

 

IU reclama al Ayuntamiento que vaya a casación, recurriendo ante el Tribunal Supremo, ahora que están en juego intereses públicos y el restablecimiento de la legalidad. Pues no deja de sorprender esa pasividad anunciada por el alcalde en este caso cuando el Ayuntamiento recurre en casación numerosas sentencias para defender intereses particulares (las sentencias que anulan “áreas homogéneas” de suelo urbanizable, por ejemplo). ¿No advierte el alcalde la imagen que ofrece en un caso en que la Sala le acusó de tener “interés personal en el asunto”, y que “debió abstenerse” y no lo hizo?

 

Por otra parte, ante la solicitud de reunión que IU planteó a la Concejala, en cumplimiento del compromiso que adquirió en el Pleno municipal del pasado 30 de julio de 2014, nada se sabe. Ya se sabe cuál es el ritmo de funcionamiento de esa Concejalía: se pasarán los plazos para recurrir y seguirá sin convocarse la reunión. Concretamente la concejala dijo en el Pleno: “Si el juez no homologa ese acuerdo [como ha sucedido] vamos a sentarnos todos para establecer unos criterios y exigir lo que tengamos que exigir”. ¿A qué esperamos?

 

 

 

 

Manuel Saravia

Información adicional