Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU denuncia que al menos una docena de las obras previstas en barrios no podrán ejecutarse por mala gestión municipal

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha revisado la situación de las obras aprobadas como “inversiones financieramente sostenibles” a finales de julio del presente año, y que se presentaron como “obras en barrios”. Y ha comprobado que al menos una docena de las obras previstas (el 15%) no podrán ejecutarse, ya que debe haberse presentado antes de que finalice el actual ejercicio al menos una certificación. No es posible ya, incluso forzando al máximo los plazos, no ya realizar, sino ni siquiera ponerlas en marcha. Una nueva muestra de la mala gestión municipal, que pone una vez más en evidencia la incapacidad del equipo de gobierno para llevar adelante no actuaciones impuestas desde fuera, sino ni siquiera sus propias decisiones.

 

En efecto, el conjunto de más de 80 obras y actuaciones se presentó el pasado mes de mayo, y se aprobó dos meses después, en el pleno del 11 de julio de 2014. Se acogía así el Ayuntamiento a lo previsto en el decreto de 21 de febrero del mismo año, en el que se modificaba el texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales, incorporando una nueva disposición sobre “inversiones financieramente sostenibles”. Si bien hay que recordar que entre las condiciones que se establecían figuraba, en el apartado 5 de esa nueva disposición, que “la iniciación del correspondiente expediente de gasto y el reconocimiento de la totalidad de las obligaciones económicas derivadas de la inversión ejecutada se deberá realizar por parte de la Corporación Local antes de la finalización del ejercicio”. Es decir, que debería estar realizada la obra antes de finalizar el año; y en su defecto, al menos iniciada.

 

Como quiera que el 11 de julio de 2014 la Junta de Gobierno municipal decidió la avocación (asumir competencias que podrían estar en órganos inferiores, lo contrario de la delegación) en la propia Junta “de todas sus competencias en materia de contratación, en relación a las inversiones financieramente sostenibles”, basta revisar los acuerdos de ese órgano a partir de la citada fecha para conocer las aprobaciones de proyectos del conjunto de obras previsto, y seguir luego con las licitaciones y contrataciones que corresponda. Pues bien, a estas alturas parece del todo imposible que pueda certificarse antes del 31 de diciembre ninguna nueva obra que no haya sido ya aprobada por la Junta de Gobierno. Y faltan muchas.

 

Cabe recordar que tras la aprobación por la Junta de cualquiera de las obras pendientes debe publicarse el acuerdo en el Boletín de la Provincia, abrirse un plazo para presentar ofertas (que incluso en procedimientos de urgencia no es menor de 14 días), y posteriormente debe fijarse la fecha para la apertura de sobres, informar las propuestas y decidir la adjudicación. Se requerirá al adjudicatario para presentar la documentación y luego se verificará. Y tras ello habrá de transcurrir algún día antes de la firma del contrato y posibles recursos. Después ha de venir el replanteo y el inicio efectivo de las obras, y luego deberán pasar algunas fechas para poder presentar la primera certificación. Es prácticamente imposible, forzándolo todo al máximo (haciéndolo incluso de forma impresentable), que se tarde menos de un mes entre la fecha de aprobación y la primera certificación. Y si no está prevista ninguna Junta de Gobierno hasta el próximo viernes, 28 de noviembre, resulta ya prácticamente imposible que se pueda llegar a finales de año con el conjunto de obras previsto ni siquiera iniciado.

 

De nuevo se pone de manifiesto, una vez más y de forma fehaciente, la incapacidad del actual equipo de gobierno para gestionar de forma mínimamente presentable un conjunto de inversiones que ellos mismos decidieron y publicitaron a bombo y platillo. Una incapacidad manifiesta, y extraordinariamente patente en tiempos de dificultades como los actuales.

 

 

 

 

 

Manuel Saravia

Información adicional