Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

Ante el panorama desolador de la gestión municipal y las graves consecuencias económicas para la población de Valladolid IU reitera su convencimiento de que el alcalde debe dimitir de su cargo

Los 21 millones de Zambrana hipotecan gravemente los servicios municipales de Valladolid en los próximos años.

En el día de ayer, 18 de noviembre de 2014, se hizo pública la sentencia que obliga al pago de más de 21 millones de euros al Ayuntamiento para expropiar obligatoriamente los terrenos de Zambrana. Ante ello, el Grupo Municipal de Izquierda Unida manifiesta lo siguiente:

1º. Es un enorme gasto para el Ayuntamiento, de consecuencias muy graves para los ciudadanos y ciudadanas de Valladolid.

El Ayuntamiento pretendía ahorrar 15 millones de euros en la legislatura, y ahora nos encontramos con que debe hacer un pago de más de 21 millones. Después de tres años de esfuerzos realizados por parte de la ciudadanía, esta sentencia da al traste con todo ello. Y cabe preguntar quién va a hacer ahora el esfuerzo de ese pago.

 

 

  • Implantaron una nueva tasa de basura porque dijeron necesitar nuevos ingresos y ahora se pierde más del doble de lo recaudado anualmente por ella.

 

  • Es una cifra que equivale al presupuesto completo de Acción Social en un año.

 

  • Supone unos 70 euros por cada ciudadano o ciudadana de Valladolid.

 

  • Nos deja hipotecados para el futuro. Con la Ley Montoro hay que cumplir un techo de gasto que exige unas cuentas equilibradas. Lo cual va a hipotecar los presupuestos municipales de los próximos años. Lo que implica reducir o empeorar los servicios, y poner en riesgo los derechos sociales de las personas.

 

  • La ciudad de Valladolid no se lo puede permitir.

 

2º. No es un hecho aislado. Completa un panorama desolador de la gestión municipal, que debería llevar necesariamente a la dimisión del alcalde.

 

  • Se confirma lo dicho por este Grupo en la Comisión de investigación, ya que decae el argumento del PP de que la obligación de pago no era definitiva. Reiteramos que pudo haberse evitado llegar a esta situación (como quedó de manifiesto) y no se hizo por el caos y desorganización manifiesta de la gestión municipal.
    • No se ha hecho prácticamente nada de las recomendaciones planteadas por IU, lo que hace pensar que estos problemas podrían volver a darse. Es un desprecio absoluto a todas las propuestas de mejora que llegan de fuera.

 

  • Se acentúa el descalabro en la gestión política municipal. Hay asuntos críticos en casi todas las áreas:
    • Urbanismo (manipulación del Plan General de Ordenación Urbana PGOU, áticos, caos en la redacción del nuevo PGOU, sentencia Ebro, fachadas Labradores, etc., además de Zambrana).
    • Cultura (el más reciente: el fiasco de Pingüinos).
    • Presidencia, Seguridad y Movilidad (incapacidad de sacar adelante el prometido Plan Anticrisis, caso Samaniego, etc.)
    • Participación (irregularidades en la Escuela de Música)
    • Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente (incapacidad de que la CUVA sea una herramienta útil, disparate de las grandes superficies comerciales del Alfoz).
    • Hacienda (retasa de basuras, que grava a las familias en los momentos de mayor debilidad).
    • Acción Social (la gran pagana de todo lo anterior, al ver reducido su presupuesto en los momentos de mayores necesidades de las personas y las familias).

 

3º. Ante esta realidad, la respuesta del alcalde y el equipo de gobierno está siendo impropia del ejercicio de una responsabilidad pública. Estamos en caída libre.

 

  • Se evidencian que las prioridades de gobierno no atienden a los temas sociales más necesarios. Es significativo que se lleven a cabo obras de ornato (ascensor, luces de la Rosaleda, pajarera del Campo Grande, etc.) y de capricho (subvención a los toros, policía a caballo, deudas de los equipos de deporte de élite) cuando hay recortes en ayudas sociales.
  • Se actúa sin previsión alguna de futuro (Plan Estratégico totalmente obsoleto, incumplimiento de asuntos clave del programa, como el soterramiento, por ejemplo. Hoy mismo hemos visto el fiasco del Puerto Seco).
  • Con muestras de dejadez y desinterés. No son razonables los constantes viajes del alcalde, que condicionan la actuación política del día a día, incluso de su propio equipo de gobierno.
  • Falta de capacidad de diálogo, colaboración, intermediación o encuentro, con organizaciones políticas, sociales, económicas o culturales. Con choques y enfrentamientos constantes, que limitan la capacidad de generar sinergia. Incluso con declaraciones que hacen daño a colectivos y a la imagen de la ciudad.
  • Falta de transparencia, de información a la población en asuntos clave. Por de pronto en la revisión del PGOU (informe de derechos adquiridos, por ejemplo), pero también sobre los costes y viabilidad del soterramiento, entre otros.

 

En resumen: Nula asunción de responsabilidad por parte del alcalde. Ni siquiera por haber nombrado concejal a quien tuvo que dimitir por corrupción, o a quien está imputado actualmente por la misma cuestión. Ni por faltar a sus deberes de vigilancia o de elección de otros concejales protagonistas de los desastres de gestión antes comentados. Y como colofón hay que recordar que se trata de una persona actualmente imputada por delito de desobediencia a los tribunales.

 

Pedimos su dimisión ante esta política de “tierra quemada” que deja el futuro de la ciudad seriamente comprometido. No podemos evitar que el alcalde se aferre al sillón, pero con esta gestión y otras del presente mandato creemos que no se merece ni un solo voto.

 

Grupo Municipal de Izquierda Unida                      Valladolid 19 de noviembre de 2014

Información adicional