Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU solicita un análisis de las necesidades de las mujeres maltratadas y un compromiso presupuestario claro en el II Plan contra la Violencia de Género

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valladolid ha presentado el primer borrador para la redacción del II Plan Municipal contra la Violencia de Género, que está en fase de discusión. El Grupo Municipal de Izquierda Unida considera que el documento presentado carece de un análisis de la situación de las mujeres víctimas de violencia de género, no evalúa adecuadamente el impacto de las políticas realizadas hasta ahora y además no contiene un marco presupuestario anual para llevar a cabo las acciones que contempla.

 

En opinión de IU, un plan de actuación en esta materia debe partir de la experiencia y valoración en la ejecución de las acciones planteadas en el anterior, además de un diagnóstico local de la situación de las mujeres en general y las maltratadas en particular. Lamentablemente hemos tenido que pasar 2013 y 2014, dos de los años más duros de la crisis, sin que un nuevo estudio de la situación de las mujeres en Valladolid, se orientase a conocer la realidad de las mujeres más vulnerables, como son las mujeres maltratadas. La vigencia del primer plan abarcaba de 2009 a 2012, aunque se haya prorrogado automáticamente.

 

 

Es necesario también hacer una valoración del impacto de las políticas contra la violencia de género llevadas a cabo, lo cual es fundamental para saber si sirven efectivamente para prevenir la violencia de género y mejorar la asistencia a víctimas y menores a su cargo en nuestra ciudad. La evaluación interna realizada simplemente ha valorado si se han llegado a desarrollar las acciones programadas, como así ha sido, pero no el impacto que han tenido para mejorar la situación de las mujeres maltratadas.

 

La evaluación externa, realizada por valor de 3.000 euros por la empresa Tolten, sugería líneas a abordar en el II Plan, algunas de las cuales no han sido atendidas o no se ha hecho suficientemente. Por ejemplo, no se ha encuestado directamente a mujeres víctimas de violencia de género de cara al diseño de acciones más eficaces, como se proponía. Igualmente, tampoco se incorpora el ámbito empresarial a la Comisión Interinstitucional para facilitar la integración laboral de las víctimas. No se diseña un Plan Global de Comunicación para favorecer su impacto en la población, ni se crea una herramienta de evaluación común que permita un seguimiento cualitativo de las actuaciones.

 

Pero la ausencia más destacable es que no se contempla un marco presupuestario anual para llevar a cabo las acciones programadas. Simplemente se apunta que los medios económicos serán los previstos anualmente en los presupuestos generales del Ayuntamiento de Valladolid, y que el presupuesto podrá variar en función de la disponibilidad. Lo cual puede convertir en papel mojado este Plan, si no existe un compromiso previo que determine que el trabajo contra la violencia de género debe ser una prioridad municipal y, por tanto, se contemple una cantidad mínima que asegure estas políticas. El anterior plan desglosaba las cantidades previstas y éste no puede ser menos, concretando las partidas necesarias para los años 2015, 2016, 2017 y 2018.

 

Por último, en lo concreto, IU ha realizado diversas aportaciones a las líneas de actuación propuestas, como la propuesta de elaboración de una guía de apoyo a las mujeres víctimas de malos tratos, que habrá de contener todos los recursos existentes y los derechos con los que se cuenta. O la creación de un Equipo Municipal de Atención a la Violencia contra la Mujer, que pondría en marcha una figura de acompañamiento a las víctimas de violencia de género profesionalizada. Dicho equipo realizaría tareas de asistencia jurídica, social y psicológica, de acogida, de gestión y tramitación de recursos y trámites legales, así como actuaciones y campañas de sensibilización e información. Igualmente, propone la inclusión de una guía de indicadores de medición del impacto real del plan sobre la sociedad vallisoletana. No se trata exclusivamente de saber si las diferentes áreas municipales han cumplido con el trabajo encomendado, sino sobre todo de saber si está resultando útil y está transformando la situación social de las mujeres maltratadas.

 

 

 

 

Valladolid 14 de noviembre de 2014

 

 

 

 

Grupo Municipal de Izquierda Unida

Información adicional