Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU presenta 10 propuestas de mejora de la Comisión de Sugerencias y Reclamaciones para acabar con su lánguido funcionamiento

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha enviado hoy, 26 de octubre, una propuesta a presidenta de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones, Beatriz Rodríguez Ruiz, concejala del Grupo Municipal Popular, con 10 modificaciones que afectan a su funcionamiento, que considera lánguido y desmotivado, y que no cumple el desempeño para el que fue creada. IU pide que sea tratado en la próxima reunión de la Comisión.

 

Pues debe recordarse que esta Comisión tiene su origen en la modificación del Régimen Local establecida en la Ley 57/2003 (de Medidas para la Modernización del Gobierno Local), donde se plantea “para la defensa de los derechos de los vecinos ante la Administración municipal”. De hecho se atribuye a esta Comisión “una función propia de un Defensor Vecinal (…) encargada de defender los derechos vecinales” (según se dijo en la Mesa de debate sobre el tema, celebrada en la Federación Española de Municipios y Provincias). En Valladolid está regulada por los artículos 53 a 57 del Reglamento Orgánico, pero su funcionamiento real queda muy lejos de las previsiones que se hicieron al constituirla. Para recuperar el sentido originario, IU propone las siguientes actuaciones:

 

1. Mejora de la información que se facilita a los grupos y, por ende, a la población, de los contenidos a que se refieren las quejas, sugerencias y reclamaciones. Cabe recordar que en algún caso IU ha tenido que esperar un año para obtener una determinada información. Así no se puede trabajar con eficacia.

 

2. Promover comparecencias de técnicos municipales (o externos) que permiten analizar casos concretos o grupos de reclamaciones o sugerencias. Para evitar debates sin datos ni conocimientos técnicos que no llegan ni al nivel de las tertulias.

 

3. Promover investigaciones independientes sobre casos concretos o sobre el funcionamiento de los servicios, e inspecciones a las distintas unidades administrativas. Se trata de un aspecto que está previsto en el Reglamento (art. 54.2), y ha habido ocasión de plantearlo, pero que ni siquiera se ha considerado su posibilidad en ningún momento. Es algo que se hace habitualmente en otros ayuntamientos de medio mundo. Pero al parecer aquí todo funciona a la perfección.

 

4. Extremar el celo para que las respuestas que se ofrecen a las sugerencias, reclamaciones o felicitaciones sean de carácter profesional, sin incluir valoraciones políticas.

 

 

 

5. Incluir en el informe anual de la Comisión informes de los concejales de barrio.

 

6. Presentar a la Comisión, cada mes, no solo informes cuantitativos (tantas reclamaciones, contestadas en tanto tiempo, etc.), sino también cualitativos: sabiendo cuáles son los temas que más preocupan, sobre los que hay más reclamaciones o sugerencias, e incorporar una explicación de quien corresponda de por qué sucede así.

 

7. Presentar informes territorializados, en su caso. Explicando por qué en determinadas áreas hay más quejas sobre una cuestión que en otras.

 

8. En el informe anual incluir el análisis del grado de cumplimiento de los compromisos asumidos por el Ayuntamiento en las Cartas de Servicios u otros sistemas de control de calidad, así como formular recomendaciones generales para la mejora de los servicios públicos y la atención al ciudadano.

 

9. Difundir con mayor amplitud y decisión las recomendaciones o sugerencias pertinentes. Que no podrán modificar ni anular resoluciones o actos administrativos, pero que habrán de tener eficacia en el funcionamiento posterior de la administración municipal.

 

10. Promover cambios legales para llevar al cambio en la presidencia de la Comisión, de forma que no recaiga sobre el alcalde o concejal del equipo de gobierno en quien delegue, sino en una persona independiente.

 

Alberto Bustos García,

 

Información adicional