Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU pregunta a Cantalapiedra por qué no se pidió a la Junta un informe escrito de la legalidad de las parcelas afectadas en la zona de la Hípica para Pingüinos

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha preguntado hoy a Mercedes Cantalapiedra, concejala de Cultura, Comercio y Turismo, por qué, ante las dudas o posibles interpretaciones divergentes, no se pidió un informe escrito de la Junta de Castilla y León sobre la legalidad del uso de las parcelas previstas en la zona de la antigua Hípica Militar para albergar la concentración de Pingüinos.

 

La concejala ha dicho, por activa y por pasiva, que el emplazamiento es legal para recibir a los motoristas. Y que solo podría haber habido problemas “de interpretación” de las leyes, pero que desde la Junta de Castilla y León le habían asegurado que se podía autorizar. La pregunta es: ¿por qué no pidió por escrito (y con tiempo) esa interpretación de la ley?

 

 

Es práctica habitual (cuando se pretende realizar alguna actuación que pueda dar lugar a distintas interpretaciones jurídicas de la legislación urbanística o medioambiental) requerir, por escrito, el parecer de la Junta para que no quede ninguna duda. Y la Junta contesta. Así se ha hecho, por citar un par de casos recientes (entre los muchos que podrían traerse aquí), antes de tramitar el expediente de “rentabilización del patrimonio municipal” se pidió informe a la Junta sobre la legalidad de los usos previstos; y antes de promover la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana que afecta al Sistema General de Equipamientos EQ33/136, se pidió otro informe a la D.G. de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Junta en la que se solicita un pronunciamiento expreso sobre un par de cuestiones que podían ser interpretadas de distinta forma. Los informes se recibieron y sirvieron de base para la propuesta municipal.

 

Sin embargo en el caso de los Pingüinos, extremadamente sensible desde el punto de vista jurídico (no hay más que recordar las sentencias respecto al emplazamiento de Puente Duero), a la concejala le ha parecido suficiente para garantizar la legalidad alguna conversación con algún cargo medioambiental de la Junta. ¿Por qué no se ha pedido el informe para garantizar así que se actuaba dentro de la legalidad, o al menos para contar con el aval escrito de la Junta? ¿Por qué no se ha pedido ese informe, con el que quedaría a salvo la actuación de los técnicos municipales?

 

De nuevo hay que reiterar la responsabilidad de Mercedes Cantalapiedra en la desastrosa gestión respecto al nuevo emplazamiento de Pingüinos en la zona de la Hípica militar. Es obvio que no basta con el “me ha dicho el Director General que es legal”. Ni con “en la Junta consideran que es legal”. ¿Por qué no se ha pedido por escrito? Pues debe recordarse que, como ya advirtió IU al equipo de gobierno, los informes de Urbanismo se limitaban a plantear la cuestión jurídica únicamente en la parcela estricta de la antigua Hípica, pero manifestando reiteradamente que no querían decir nada sobre la posible acampada fuera de ese recinto. Y sin embargo, la concejala de Cultura insiste en que todo era legal. ¿En qué se basa?

 

 

 

Manuel Saravia

Información adicional