Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU propone la creación de cooperativas municipales de trabajo siguiendo el ejemplo de otras ciudades.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida se ha dirigido al concejal responsable de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Sánchez, y le ha pedido que explore la posibilidad de creación de cooperativas municipales de trabajo, siguiendo el ejemplo de otras ciudades.

 

Como es sabido, el movimiento cooperativo ha cobrado en estos años una importancia creciente. Pues aunque la necesidad de sobrevivir en un mercado más reducido obliga a repensar el modelo de generación de valor y lleva a una mayor colaboración con otros agentes del entorno, los indicadores demuestran que por lo general la cooperativa resiste mejor la crisis económica que la empresa mercantil. Porque entre las nuevas tendencias sociales emerge con fuerza un nuevo tipo de consumidor más informado, participativo y que pide añadir valor en responsabilidad ecológica y solidaridad. De manera que hay un amplio campo para el desarrollo de cooperativas innovadoras.

 

Algunos ayuntamientos han puesto en marcha iniciativas para el fomento de las cooperativas. O incluso han creado ellos mismos cooperativas de trabajo. En los últimos meses ha tenido bastante difusión la creación por el Ayuntamiento de Barcelona de una cooperativa de recogida de residuos puerta a puerta, formada por los inmigrantesdesalojados de los asentamientos irregulares de la ciudad. Y también son conocidas las experiencias de otros municipios menores (dos ejemplos: Vallirana, Orozko) en los que sus ayuntamientos se ha implicado directamente en la formación de nuevas cooperativas de trabajo.

 

Hay varias fórmulas para concretar esa participación municipal. En ocasiones el Ayuntamiento contribuye a crear nuevas cooperativas, les encarga los primeros trabajos o servicios, y durante el primer año el propio ayuntamiento se hace cargo también de toda la tramitación de la nueva empresa. En nuestro caso, podría contarse con el asesoramiento de la Unión de Cooperativas de trabajo de Valladolid. El presupuesto en esta fórmula de participación es bajo (20.000 euros en Vallirana). En Barcelona, por el contrario, el ayuntamiento pone en marcha la nueva cooperativa por su propia cuenta. Con un presupuesto de 274.855 euros, da trabajo a 30 personas.

 

Debe tenerse en cuenta que no puede plantearse únicamente como apoyo a “modelos de negocio” que puedan presentar algunos “emprendedores”. Es el propio Ayuntamiento quien tendría que contribuir a definir ese mismo modelo, buscar un nicho de actividad con carácter de perdurabilidad, destinar un local y poner en marcha una o varias cooperativas nuevas, donde las personas desempleadas que quisiesen trabajar allí pudiesen hacerlo; para, con el paso de algún tiempo (que no tiene por qué ir más allá de un año), hacerse con el negocio. Pero esperar que de la noche a la mañana todos seamos directamente “emprendedores” es no querer resolver nada.

 

Como también ha de establecerse de forma que se evite el paso a sociedades de capital cuando comience a resultar rentable. Evitar, por tanto, lo que ha sucedido con la ayuda a domicilio; que se empezó a atender mediante fórmulas cooperativas y cuando pareció rentable las sociedades de capital se hicieron con el negocio (hoy lo lleva, para el Ayuntamiento de Valladolid, Clece, una empresa multiservicios propiedad de ACS, la constructora presidida por Florentino Pérez, que trabaja para la Administración en limpieza de edificios, programaciones teatrales, logística aeroportuaria, jardinería, instalaciones energéticas, escuelas infantiles, etc.). No puede ser que el movimiento cooperativo cargue con las etapas iniciales (las más difíciles y arriesgadas) y las sociedades de capital le desplacen luego.

 

Debe recordarse, por último, que el propio Ayuntamiento de Valladolid aprobó el pasado 9 de abril de 2013 una mociónde apoyo a las cooperativas de trabajo asociado, que hasta el momento solo se ha cumplido de forma absolutamente insuficiente (se ha realizado un curso de 12 h. y un módulo de otro curso), sin que se ni siquiera se hayan llegado a aprobar la instrucción sobre “cláusulas sociales” para aplicar en los contratos municipales. IU reclama al equipo de gobierno municipal más diligencia e interés con un tema que debería ser crucial y que sin embargo está prácticamente desatendido.

 

Manuel Saravia 

 

Información adicional