Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU pide al Ayuntamiento que obligue a vallar y limpiar los solares abandonados, ante el evidente riesgo de incendios.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha remitido una carta al Concejal de Medio Ambiente, Jesús Enríquez, solicitando que el Ayuntamiento promueva de forma inmediata la limpieza, adecentamiento e incluso el vallado, de los solares abandonados de la ciudad. IU valora que, especialmente durante los meses de verano, el estado de estos solares, con abundante vegetación seca, supone un evidente riesgo de incendio, fácilmente evitable con la realización de una serie de operaciones de limpieza y mantenimiento.

 

Izquierda Unida quiere recordar que la obligación de vallar los solares no edificados procede de la exigencia legal a los propietarios de mantener en estado de seguridad, salubridad y ornato sus respectivas parcelasque habrán de cerrar en todo su perímetro “todo solar en que no se edifique inmediatamente”. De hecho el problema de las parcelas abandonadas tiene una especial relevancia en determinadas zonas de la ciudad en las que el parón del “boom inmobiliario” ha provocado que se hayan dejado de realizar edificaciones, con el consiguiente abandono de las parcelas que estaban destinadas a tal fin.

Izquierda Unida valora que, sin perjuicio de las obligaciones de los propietarios, el Ayuntamiento debe tomar la iniciativa para resolver el problema. En opinión de IU “Lo primero es la seguridad y salubridad, y no pueden mantenerse parcelas con riesgo de incendio o de caídas, residuos o escombros, con vegetación espontánea sin segar, en ocasiones con restos orgánicos o minerales y que puedan alimentar o albergar animales o plantas portadoras o transmisoras de enfermedades, o producir malos olores”.

IU quiere recordar que en los últimos días, el Ayuntamiento de Benavente ha tomado una decisión drástica ante una situación muy similar a la que se está viviendo en Valladolid.Esta institución ha requerido a 40 propietarios mantener en buen estado los solares, concediéndoles un plazo de 15 días para intervenir en la limpieza. A partir de este plazo y previo informe de la policía municipal y el correspondiente requerimiento, aquellos propietarios que no lleven a cabo los trabajos de acondicionamiento se exponen a una sanción y a pagar el coste del trabajo que el propio Ayuntamiento realizaría de forma subsidiaria.

En opinión de Izquierda Unida, la Concejalía de Medio Ambiente debe ser conocedora de todas las parcelas, públicas o privadas, que se encuentren en situación de provocar riesgos para la salubridad pública. A partir de ahí, entiende el Grupo Municipal, que no debe demorar la puesta en marcha las soluciones, tal y como vienen reclamando las Asociaciones Vecinales de diferentes barrios de la ciudad.

                                                                       Alberto Bustos García     

Información adicional