Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU pide más cortesía con los profesionales a quienes deja tirados el Ayuntamiento tras renunciar este último a un proyecto que había convocado

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha reclamado por carta a la concejala Domi Fernández (que se hace cargo en estos días también de las competencias de Bienestar Social y Familia) que en la notificación del acuerdo de la Junta de Gobierno de ayer, viernes 1 de agosto de 2014, por el que se renuncia al expediente de contratación 23/14 de la redacción del proyecto de Espacio Joven para los inmuebles de la calle Olmo 61-63, no solo se comunique el acuerdo a los licitadores, sino que se les pida disculpas por las molestias ocasionadas. Un gesto de cortesía que, considera IU, debe el Ayuntamiento a quienes ha pedido expresamente participar en el concurso y luego ha dejado tirados.

 


El pasado 20 de junio la Junta de Gobierno aprobó el citado expediente de contratación, por procedimiento negociado, del proyecto de reforma de la antigua Escuela de Relaciones Laborales y el Ceas Rondilla Santa Clara, para adecuarlo a Espacio joven, con un presupuesto de licitación de casi 72.000 euros. Sin entrar a discutir ahora sobre la necesidad de contratar el proyecto fuera (al margen de los servicios técnicos municipales), lo cierto es que se invitó a 7 empresas a participar, de las que 6 presentaron ofertas, antes del 27 de junio.

 

Llama la atención la mala previsión del equipo de gobierno que se manifiesta en este expediente. Por un lado, por los plazos en que se han movido, y que han llevado a renunciar a algún equipo técnico invitado porque el ajustadísimo plazo previsto para realizar el proyecto (unos escasísimos 45 días) impedía ofrecer una respuesta con garantías de calidad. Pero es que además se planteó intervenir en inmuebles que no eran de propiedad municipal, incumpliendo con ello exigencias legales (la Ley Orgánica2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera impide actuaciones en inmuebles que no sean propiedad del Ayuntamiento). Lo denunció la Asociación Vecinal Rondilla, que pedía la rehabilitación de los locales municipales para escuela infantil.

 

En cualquier caso, y aunque no esté el Ayuntamiento obligado a indemnizar, IU entiende que no basta con comunicar a los licitadores que han presentado ofertas que se ha renunciado al expediente de contratación en curso, sino que habría que pedir disculpas por las molestias ocasionadas. Es un signo obligado de deferencia hacia aquellos a quienes se ha pedido participar y se les ha dejado en la estacada. Qué menos que pedir disculpas. Un gesto que, por cierto, este equipo de gobierno incumple reiteradamente, también en otras ocasiones, como en los expedientes de planeamiento urbanístico (se invita a participar, y ni se contesta a quienes lo hacen). Una mínima cuestión de cortesía.

 

María Sánchez Esteban

Información adicional