Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU no asistirá a la inauguración de la Ronda Exterior Este por considerar que el momento actual no permite el derroche en ese tipo de infraestructuras

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha contestado a la invitación del Delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, al acto de puesta en servicio del tramo (A-11)-(A-62) de la Ronda Exterior Este de Valladolid, que tendrá lugar el próximo martes, 22 de julio de 2014, y que está previsto que lo presida la Ministra de Fomento, Ana Pastor. Agradeciendo la invitación, el portavoz de IU ha comunicado a Ruiz Medrano que no asistirá al acto por considerar que el momento actual no permite derrochar en ese tipo de infraestructuras, escasamente justificadas desde el punto de vista funcional, perjudiciales desde consideraciones ambientales y completamente inadecuadas si se atiende a argumentos de carácter social. No puede el portavoz de IU avalar con su presencia una obra que entiende claramente improcedente. Agradece la invitación, pero critica profundamente la obra que se va a inaugurar.

Foto de El Ultimo Cero

En efecto, con los tramos de la ronda exterior que se pusieron en servicio en 2010, y que conectan las carreteras de Soria, Segovia y Madrid con la A-62, el nuevo tramo es totalmente innecesario desde el punto de vista funcional. Los vehículos que podrían resultar más favorecidos con la nueva obra sólo ahorrarían del orden de 5 minutos, con un coste de 103 millones de euros de dinero público. Un auténtico disparate. Seguimos inflando la burbuja de las infraestructuras de transporte.

 

Desde el punto de vista ambiental debe recordarse que en el Libro Verde del Medio Ambiente Urbano (del Ministerio de Medio Ambiente, 2007) se alerta sobre el desmesurado consumo de suelo para infraestructuras de transporte, porque “genera un conflicto permanente con la estructura de supervivencia de los sistemas naturales”, como es el caso. Y desde luego, lo que parece aún menos comprensible es que, en años como los que corren, en los que las ayudas de carácter social se han reducido drásticamente (a todos los niveles y en todas las administraciones: estatal, autonómica y local), no parece admisible gastar sin medida en este tipo de obras. Como tampoco es válido el argumento del empleo; pues con la misma inversión se puede crear mucho más empleo y más sostenible si se dirige a otros ámbitos socialmente más rentables.

 

Por tanto, si no hay razones claras que lo justifiquen, es legítimo pensar que son otros los intereses que mueven a la construcción de este innecesario tramo de la ronda. Y lo cierto es que estas grandes infraestructuras suelen tener dos grupos evidentes de beneficiarios. Por un lado, las grandes empresas constructoras. Según su dictamen, hay que seguir haciendo siempre grandes infraestructuras, vengan o no a cuento. Como las que se vincularán al “eje atlántico”, un probable sumidero de recursos públicos para beneficios particulares, que en estos mismos días está impulsando el alcalde de Valladolid en Aveiro.

 

Por otro lado, los propietarios de los terrenos próximos por donde discurre; a los que se da, gratis total, una accesibilidad fundamental para su explotación urbanística futura. Por ser más claros: esta es la ronda que se necesita para dar acceso a los suelos de Valdechivillas, que mucho nos tememos que se incorporarán, una vez más, como urbanizables en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana actualmente en curso. Probablemente esté ahí una de las razones más claras para haber impulsado esta muy perniciosa obra.

Manuel Saravia, 

Información adicional