Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU propone que Valladolid se sume al proyecto “Play Me, I'm Yours” disponiendo 5 pianos de uso libre en otras tantas plazas de la ciudad

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha comunicado hoy, domingo 6 de julio de 2014, a la concejala de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, su intención de llevar a la próxima Comisión de Cultura la propuesta de que Valladolid se sume al proyecto “Play Me, I'm Yours” (http://www.streetpianos.com/), disponiendo 5 pianos de uso libre en otras tantas plazas y parques de la ciudad, en los que figuraría ese mismo lema, que podría traducirse así: “Toca el piano, es tuyo”.

 

Se trata de un proyecto de arte urbano que se inició en 2007 en Birmingham por iniciativa del artista británico Luke Jerram, consistente en instalar una serie de pianos decorados (por artistas locales) en distintos espacios urbanos, durante tres semanas, para que sean utilizados espontáneamente por la gente, aparte de que puedan programarse también algunas actuaciones predeterminadas. Desde entonces se han contabilizado más de 1.300 pianos en 47 ciudades de todo el mundo. De Sydney a Londres, de Nueva York a Tilburg, de São Paulo a Toronto, de México a Munich. Después de la estancia en la calle se llevan los pianos a instituciones educativas o sociales.

 

 

Hay diversas respuestas para resolver los aspectos logísticos; pero en cualquier caso los ejemplos de Birmingham (15 pianos), París o Barcelona (20 pianos en las calles) habrán de ser útiles para adaptar la idea a nuestra ciudad. En algunos casos se han reutilizado pianos que iban a ser desechados (los creadores de esta iniciativa recuerdan que en las grandes ciudades cada año se tiran “cientos de pianos perfecto estado”. En principio podría pensarse para Valladolid en situar cuatro pianos distribuidos entre parques o plazas del norte, sur, este y oeste de la ciudad, además de otro en la zona centro.

 

Mediante esta instalación algunos lugares acentúan su carácter de espacios de intercambio, donde se invita al público a participar activamente y a tomar posesión, de una forma inédita, de ese mismo entorno urbano. Además, al tratarse de un proyecto atractivo acaban saliendo pianistas de debajo de las piedras, y se pone de manifiesto que suele haber mucha más gente que se defiende en un piano de la que en principio podría pensarse.

 

Manuel Saravia 

 

Información adicional