Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU critica que el Ayuntamiento impida que el Programa Conciliamos se desarrolle en los colegios

Valladolid es la única capital de provincia en la que este programa de conciliación laboral y familiar sale del ámbito de los centros educativos.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida valora de forma muy negativa que el Programa Conciliamos, dirigido a conciliar la vida laboral familiar de los padres del alumnado, deba desarrollarse en cinco centros cívicos. Las asociaciones de madres y padres han manifestado en repetidas ocasiones que este no es un lugar apropiado para el desarrollo de un programa de estas características. IU comparte esta opinión, ya que no considera razonable que los menores deban pasar al menos 5 horas diarias en un lugar que no reúne las condiciones que, obviamente, sí tienen los colegios.

Aulas acondicionadas, mobiliario, patio, saneamientos adaptados o condiciones de seguridad y salubridad, son algunas de las condiciones propias de una instalación infantil, de las que disponen los centros educativos y de las que carecen los centros cívicos. De hecho, no existe un solo Ayuntamiento de capital de provincia, en toda la Comunidad, que haya sacado a los niños de sus colegios para desarrollar el Programa Conciliamos durante las vacaciones de Semana Santa y Navidad. Incluso dentro de la propia provincia, los otros doce Ayuntamientos que participan en el programa lo hacen dentro de los colegios.

 

El Ayuntamiento de Valladolid ha justificado la decisión de sacar a los niños y niñas de su entorno para participar en “Conciliamos” por la necesidad de ahorrar en calefacción. No es la primera vez, a lo largo de los últimos tres años, en que la política de recortes que en materia de Educación mantiene el equipo de gobierno del PP, hace que los niños y niñas pasen frío en las aulas o se vean privados de su derecho a acudir a ellas, como es el caso del programa “Conciliamos”.

 

IU vuelve a denunciar que los recortes económicos de casi el 50%, realizados por las distintas administraciones públicas, están situando a los centros en una situación en la que apenas pueden acometer los gastos básicos diarios. Lo que hace que los centros estén abocados a una economía de mera subsistencia en la que cuesta hacer frente a gastos como facturas telefónicas, conexión a Internet, papel higiénico (ya racionado) fotocopias o diverso material docente y didáctico, fundamental para impartir las clases y para un correcto desarrollo de la labor educativa.

 

En opinión de Izquierda Unida, tanto el Gobierno central como la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid están utilizando la excusa de la crisis para profundizar en el deterioro de la educación pública y poner seriamente en cuestión la igualdad de oportunidades en el ejercicio del derecho a la educación. Es especialmente grave que el Ayuntamiento de Valladolid se ponga a la cabeza de esta “racanería”, al ser el único Ayuntamiento de la Comunidad que decide ahorrar en calefacción a costa de los derechos de los niñosy niñas.

 

Alberto Bustos García 

 

Información adicional