Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU pide que el Ayuntamiento pague urgentemente las ayudas de emergencia social que se paralizan durante enero y febrero

El Grupo Municipal de Izquierda Unida pide a la Concejala de Familia y Bienestar Social que haga frente a las “ayudas de emergencia social”, cuyo pago sufre enormes retrasos durante los dos primeros meses de cada año.

El pago de las ayudas de emergencia viene realizándose durante la mayor parte del año, dentro en un plazo de entre 15 y 20 días, a partir de la resolución de la comisión encargada de estos asuntos. Incluso, en casos puntuales, el pago puede hacerse en un menor periodo de tiempo. Sin embargo con el comienzo de cada año y el cambio de ejercicio presupuestario, estas ayudas se ralentizan de una forma tan llamativa que se viene a poner en riesgo las posibilidades de alimentación, suministros de energía y otros gastos de primera necesidad. Cabe destacar, como ejemplo, que en 2013, el pago de la mayor parte ayudas de emergencia acordado el 11 de enero, no fue realizado hasta el 28 de febrero. Esto supuso que muchos hogares tardaran más de dos meses en recibir una ayuda “urgente”, con la particularidad de que este derecho ya estaba reconocido, por el Ayto.

 

El retraso en el pago de ayudas de emergencia durante los dos primeros meses del año es especialmente dañino para las familias ya que, al situarse en el periodo de invernal que alberga las temperaturas más bajas, muchas personas no pueden hacer frente a las facturas de suministros energéticos.

 

Izquierda Unida ha venido reclamando en diferentes ocasiones la mejora del sistema de concesión de las ayudas de emergencia socialpara las necesidades básicas, así como un incremento presupuestario acorde con la difícil realidad económica y laboral que vive un  cada vez mayor número de vallisoletanos. La renta per cápita de los ciudadanos es inferior, en términos de capacidad adquisitiva, a la de 2001. De forma paralela se han ido reduciendo las prestaciones sociales, como la cuantía de la prestación contributiva de desempleo, se han incrementado las exigencias para percibir el subsidio, se desliga la actualización de las pensiones del comportamiento de la inflación o se reducen, hasta límites sonrojantes, las prestaciones por situaciones de dependencia. Mientras se producen estos recortes, suben los precios y se incrementan algunos impuestos que no se basan en el principio de progresividad.

 

IU quiere recordar que el Decreto 12/2013 de 21 de marzo por el que se regula la prestación económica destinada a la atención de necesidades básicas de subsistencia, en situaciones de urgencia social en Castilla y León, obliga a las administraciones locales competentes, a modificar el fondo y la forma de las prestaciones. De hecho, uno de sus aspectos más destacables es, que las ayudas de emergencia pierden su vinculación con la Ley de Subvenciones y se vinculan a la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León 16/2010.Hablamos, por tanto, de un derecho subjetivo.

 

Alberto Bustos García

Información adicional