Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU reclama una reunión de alcaldes del alfoz de Valladolid para consensuar políticas urbanísticas y de servicios

A la vista de los datos de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados ayer, 30 de diciembre de 2013, el Grupo Municipal de Izquierda Unida pedirá el próximo día 2 de enero una reunión de alcaldes de la Comunidad Urbana de Valladolid (CUVA) para consensuar institupolíticas urbanísticas y de servicios en toda el área.

 

En efecto, la evolución demográfica indica, además de la imparable pérdida de población general de la comunidad de Castilla y León, la reorganización de los efectivos poblacionales en Valladolid y los municipios del entorno. La capital sigue perdiendo población, habiéndose reducido en casi 1.800 personas en el último año (ahora queda con 309.714 habitantes), mientras que los municipios del entorno aumentan, si bien con menor intensidad que en años anteriores. Aunque los datos están aún sin explotar, todo parece indicar que el índice de envejecimiento de Valladolid crecerá, y que buena parte del crecimiento de los municipios del Alfoz se debe al establecimiento en ellos de parejas jóvenes.

 

En ese contexto de reorganización demográfica no parece admisible que la CUVA se contente con haber alcanzado el pasado viernes 20 de diciembre un único acuerdo sobre taxis, que por otra parte más parece un desacuerdo, pues consiste en lamoratoria de cinco años para la puesta en marcha del “área común” de taxis. Y que en todo caso es un aspecto sectorial dentro del propósito mucho más amplio de organizar conjuntamente el transporte público del área metropolitana. Lo que se planteó como un instrumento para “potenciar los recursos comunes existentes y mejorar el servicio que se presta a los ciudadanos independientemente de su lugar de residencia” no ha sido capaz hasta ahora de alcanzar ningún acuerdo relevante.

 

Pero es que además, nos encontramos en un momento especialmente oportuno, ya que se encuentra en revisión el documento urbanístico de mayor impacto en el conjunto de la CUVA, como es el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid. Hasta el momento, en su redacción no ha habido ni una sola reunión oficial para intentar acordar políticas comunes en materia urbanística. Y no basta con que cada uno conozca los planes de los demás, sino de consensuar decisiones conjuntas. No tiene sentido establecer políticas de suelo residencial o polígonos industriales sobredimensionados que suponen un alto coste para el conjunto del área.

 

Es necesario trabajar acuerdos territoriales al máximo nivel. Y la CUVA no puede esperar más para ofrecer resultados de ordenación conjunta que lleven a un urbanismo y unos servicios mejores, más razonables y menos costosos, mejor adaptados al nuevo mapa demográfico del territorio de la Comunidad Urbana.

Manuel Saravia 

Información adicional