Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU considera inadmisible la valoración de San Juan de la Cruz que efectúa la Tesorería Gral. de la Seguridad Social y asume el Ayuntamiento

El Grupo Municipal de Izquierda Unida rechaza frontalmente la valoración del inmueble de San Juan de la Cruz que efectúa la Tesorería Gral. de la Seguridad Social (TGSS) en el expediente de permuta por la parcela municipal de Valle de Arán, por ser claramente perjudicial para el Ayuntamiento. No es admisible, en modo alguno, que se considere el edificio existente del antiguo colegio público exento de todo valor, y que suponga incluso una minusvalía en el coste final, al tener en cuenta el coste de la demolición subsiguiente. En consecuencia, no puede admitirse el expediente de permuta en los términos aprobados hoy.

En efecto, en el informe de la Subdirección General de Gestión del Patrimonio y Contratación de la TGSS que consta en el expediente se desprecia el edificio existente, que no se describe suficientemente (tenemos serias dudas de que siquiera lo hayan visitado) y lo despachan diciendo que “su estado de edificación es muy deficiente de tal forma que ningún elemento es reutilizable ni por su dicho estado ruinoso ni por el uso dotacional –oficinas de la administración pública- previsto”. Sin más. Es una valoración inmobiliaria burda, grosera e inadmisible, que desdeña cualquier posibilidad de reutilización (de todo o de parte) de las edificaciones existentes, que no efectúa análisis pormenorizado alguno. Las declaraciones de ruina no pueden hacerse con la alegría con que lo hace la Directora de la Oficina Técnica y de Supervisión de Proyectos de la TGSS que suscribe el informe.

 

De admitirlo, como ha hecho hoy mismo, 27 de diciembre la Junta de Gobierno municipal al aprobar el expediente, se está asumiendo implícitamente que el Ayuntamiento ha incumplido estrepitosamente con el deber de conservación que como propietario tenía, ya que el edificio sólo tiene 63 años y únicamente lleva cerrado 14. En principio no habría razón alguna, salvo una manifiestamente deficiente conservación, para que tal construcción pudiera haber entrado en ruina, como hace el informe de la TGSS.

 

Se trata de un informe al que no se suman los técnicos municipales. Pues, en efecto, en el informe técnico de la Secretaría Ejecutiva del Área de Seguridad y Movilidad que consta en el expediente, del 16 de diciembre de 2013, aunque se copien frases literales del anterior, no se asume que el edificio tenga un valor cero. Concretamente se dice que la valoración efectuada por la TGSS “resulta asumible únicamente en el supuesto de que se apueste institucionalmente por ejecutar un edificio de nueva planta”, que los firmantes califican como “cuestión discrecional”. “Ya que –continúan- si se reutilizara parcialmente algún elemento tectónico del edificio actual y no fuera preciso demolerlo, las hipótesis de valoración serían distintas y el valor del inmueble, lógicamente, variaría”. Admiten, pues, que es posible la reutilización (al menos parcial).

 

Evidentemente la TGSS efectúa la valoración con el supuesto del valor cero del edificio del colegio para equilibrar los valores de los dos inmuebles que se pretende permutar y no tener que compensar al Ayuntamiento, que sale claramente perjudicado con el cambio. No vale “conformarse” con los 17.389,48 euros (diferencia entre ambos valores) que según el acuerdo aprobado debe abonar la TGSS al Ayuntamiento por la diferencia entre ambas parcelas, y poner como “condición de la permuta” que se demuela el edificio por completo. ¿Es razonable actuar así o es una irresponsabilidad?

 

En opinión de IU, la TGSS ha exagerado la impostura y sorprende la extrema coincidencia entre los valores finalmente “obtenidos” para ambas parcelas, que a pesar de tratarse de elementos radicalmente diferentes (una parcela urbana y construida, por un lado; y una parcela en suelo urbanizable y vacante, por otro), coinciden en su valor, según el informe que ha realizado la Tesorería G. de la SS y que el Ayuntamiento da por bueno, en un 97,53%. Tan sólo les diferencia un 2,47%. Uno (la parcela de San Juan de la Cruz) se valora en 704.058,59 euros y el otro (la de Valle de Arán) en 686.669,11 euros. Eso es puntería.

Manuel Saravia

Información adicional