Izquierda Unida Valladolid - Ciudad

IU constata un fuerte contraste entre un gran número de gastos superfluos sin impacto social y la caída, un año más, de gasto público en materia de bienestar

Tras el primer día de comparecencias en las que se ha explicado el presupuesto para 2014 de cuatro áreas se comprueba el continuismo de un equipo de gobierno bloqueado por no poder seguir gobernando a golpe de gran inversión.

 En el presupuesto del Área de Desarrollo Sostenible se pone el énfasis este año en la inversión en el Servicio de Limpieza, que asciende a 9,4 millones de euros (el 40% del total de la inversión prevista). Pero hay que distinguir, pues una parte se refiere a la compra de vehículos, barredoras y contenedores (inversiones que suman 1.554.000 euros), y otra a los contratos de mantenimiento de parques y jardines. Sólo los dos grandes contratos ya suponen 5 millones de euros anuales, y se refieren a la mejora de los parques, pero sobre todo a su conservación, incluyendo tareas de riego, limpieza, siega y escarda, por ejemplo, que difícilmente pueden considerarse inversiones en sentido estricto.

 

 

En el Área de Cultura, Comercio y Turismohay algunos aspectos reseñables. Por un lado, el mantenimiento de las transferencias a la Fundación Municipal de Cultura y a las fundaciones que llevan el peso de la gestión cultural municipal: Patio Herreriano, Museo de la Ciencia, Teatro Calderón, etc., que se mantiene en las cifras del pasado año. Lo mismo que la aportación municipal a la Sociedad Mixta para la promoción del Turismo, que IU viene considerando excesiva. Por otro lado, se mantienen los gastos más polémicos: las transferencias a los Amigos de la Catedral (para la obra del ascensor), la de los Talleres del Pinar o la “tarde de toros”.

 

Un punto polémico lo ofrece las aportaciones municipales a los consorcios. Ha desaparecido la aportación al del Aeropuerto; pero continúa la del Mercado del Val, donde sigue sin tenerse información clara y precisa de la financiación global de la obra. Y a la Feria de Valladolid, que el pasado año disponía de una subvención de 120.000 euros que se subió, a mitad de año, hasta los 215.000 euros y que ahora se prevé aumentar aún más, hasta los 318.637 euros: una cantidad excesiva, a todas luces.

 

El Área de Seguridad, Movilidad y Presidenciaes la que cuenta con mayor presupuesto (51.146.625 euros), si bien contempla una bajada del 1,08% respecto al año anterior. En Seguridad sigue insistiéndose en la “Policía a caballo”, con una partida de 167.500 euros, un contrato de 31.920 euros al año (alimentación y pupilaje) en el que destaca el coste de las herraduras (un contrato de 6.800 euros). Se presupuestan también nuevas dietas al personal directivo, que pasan de 1000 euros en 2013 a 25.760 en 2014 (para la formación de 10 policías).

 

En Movilidad resulta llamativo el presupuesto de 25.500 euros para los actos del día sin coches, que no se gastan. Igualmente el convenio con la escuela ciclista (18.690 euros, que se abona a final de año) o el nuevo contrato de instalaciones semafóricas (mantenimiento, daños a terceros, cambio de aparatos e instalación de puntos de tráfico). IU se pregunta si el gasto en los puntos de recarga del coche eléctrico (1.771.000 euros, que ha precisado de una modificación de créditos este año por valor de 100.000 euros) es prioritario. Sobre todo cuando en Policía, Bomberos o Auvasa no se prevé ninguna renovación ni de la flota de vehículos ni de cualquier otro material.

 

En Patrimoniosigue planteándose la gestión de las inversiones en terrenos, donde se mezclan competencias y duplican funciones entre Patrimonio y Urbanismo. Aunque se reduzca el total (de 200.000 a 50.000 euros), sigue previéndose la urbanización del aparcamiento de la Antigua, aún sabiendo que no se va a hacer. Y se insiste en el contrato al asesor ferroviario del Alcalde, a cargo del presupuesto de la Oficina Ferroviaria Ofeva.

 

Presidenciano cambia, y sigue ofreciendo más de lo mismo. En el Proyecto CREA se presupuestaron el año 2013 un total de 158.500 euros, de los que no se han gastado 128.592 en estas fechas. De manera que a finales de noviembre no se ha ejecutado una de las principales actividades de la Agencia de Innovación. Por otro lado, al igual que el año pasado las atenciones a la Cúpula del Milenio se potencian y marcan el presupuesto de Presidencia. A finales de 2013 se gastará, según han comunicado, la partida prevista de 159.000 euros en equipamiento (sillas, escenarios, etc.).

 

En energía eléctricase presupuestan 90.000 euros para 2014, poniendo énfasis de nuevo en proyectos de mínimo interés social, como es el caso de una partida de 262.320 euros que incluye la puesta en marcha de un proyecto llamado “Smart city luz, deporte y salud”, del que el Coordinador de la Presidencia no ha querido dar detalles y que supondrá 160.000 euros a todos los ciudadanos; o la igualmente prevista “iluminación de estatuas” bajo el programa “Ríos de luz”, por un importe de 85.200 euros, así como aplicaciones varias y señales para promocionar el concepto “Smart city” por un importe total de 77.870 euros. Y por supuesto, nada se ha visto de revisar contratos o de racionalizar el gasto en las tecnologías de la información (software, hardware), como ha solicitado IU el año pasado. Se presupuestan en Comunicación 394.370 euros.

 

Esta área, a la vista de su presupuesto, evidencia el contraste entre prioridades. Lo que tendría que ser principal cae y lo superfluo sube.IU considera que no es aceptable el gasto en este tipo de iniciativas que no reportan beneficios reales para la ciudadanía. Y cree que no se pueden justificar estos gastos con comentarios como el los que se han hecho esta misma mañana en la Comisión: se trata, al parecer, de “coger el tren de la innovación”. IU propone que no se coja ningún tren y que se mantengan los pies en la tierra.

 

Por último, resulta extraordinariamente llamativo que el área de Bienestar Social y Familia sea una de las tres únicas áreas que se ven recortadas en su presupuesto este año. Baja 409.587 euros en un momento de creciente necesidad. Con ello ha caído en dos años nada menos que 3.4731.123 euros. ¿Cómo se puede decir, con estas cifras, que es un presupuesto basado en el interés de la mayoría de las personas que peor lo están pasando?

 

Porque debe considerarse la caída del presupuesto de este año, pero también la del año pasado, cuando hubo partidas que se desmoronaron por completo. Sigue sin darse respuesta a las prioridades de las personas: hay mas desempleo, más pobreza y más exclusión, pero el Ayuntamiento reduce las aportaciones a los programas sociales. Lejos de recuperar las partidas, siguen bajando. En escuelas infantiles, mayores, espacio joven o animación de los Ceas se presupuestan 254.172 euros menos. Con lo que en dos años la bajada total en esos ámbitos suma una cantidad de 770.630 euros.

 

Además son unos presupuestos muy opacos. En el programa de Acción social hay una partida entera descentralizada hacia otras empresas privadas sobre la que no se da ninguna explicación. Es más: ni siquiera se ha facilitado a IU la información solicitada el pasado año sobre esta misma partida. Y así, más de la mitad del presupuesto del Programa de Acción Social no está desglosado. Está externalizado, y se desconoce cuánto de la cantidad total repercute directamente en las personas y cuánto será beneficio empresarial. Una información importante, por cuanto este tipo de grandes externalizaciones están generando mermas en el servicio y precariedad en las condiciones de los trabajadores.

 

Manuel Saravia

Información adicional