Izquierda Unida Valladolid

Izquierda Unida va a iniciar esta misma semana una campaña de recogida de firmas en Valladolid para exigir la dimisión del Gobierno de Mariano Rajoy

La campaña se desarrollará simultáneamente en todo el Estado y tiene como objetivo dar difusión a la iniciativa de Izquierda Unida de celebrar nuevas elecciones generales e iniciar un proceso constituyente para garantizar la soberanía de la ciudadanía en nuestro país en lugar de asumir el “golpe de estado” de los mercados. La campaña ‘Razones para la dimisión de Rajoy. Hay alternativa’ que comienza esta semana es consecuencia de la que hemos llevado a cabo bajo el lema “Rajoy dimisión” con la presencia de Cayo Lara en Medina del Campo y de Willy Meyer en Valladolid los días 16 de mayo y 17 de junio.

Izquierda Unida de Valladolid va a llevar la recogida de firmas para exigir la dimisión del Gobierno a la provincia con la instalación de mesas en las localidades más importantes. También Valladolid será escenario de la campaña con puntos informativos en los barrios y en el centro de la ciudad que se desarrollarán a lo largo del mes de julio con la entrega de dípticos informativos. Las firmas recogidas se unirán a las que se obtengan en el resto del Estado para presentar ante la opinión pública el resultado de la campaña que intenta demostrar el hartazgo de una sociedad frente al incumplimiento sistemático del programa electoral del Partido Popular y el sometimiento a los dictados de la Troika. La campaña se desarrollará también en las redes sociales para lo que solicitamos el apoyo de todos los y las internautas y proponemos que el miércoles, 26 de julio, nos ayuden a difundir la campaña utilizando el hastag 26J#RajoyDimisión.

Izquierda Unida presentará ante la ciudadanía elDecálogo de motivos por los que el Gobierno debe dimitir, entre los que se cuenta la existencia de 6.200.700 parados y paradas (53.000 en Valladolid) a los que el Gobierno abandona a su suerte y para los que reconoce no tener soluciones, el ataque sistemático a los tres pilares del Estado del Bienestar: educación, sanidad y pensiones, que prometió defender en su programa electoral y que está poniendo en bandeja a los sectores privados, la identificación del Partido Popular con la parte más nauseabunda de la corrupción política, cuando se presentó como un partido íntegro, su aplicación del rodillo que le permite la mayoría absoluta, que está depauperando la calidad democrática de nuestro país, o la sistemática violación de su programa electoral que le lleva a gobernar en “fraude de ley”.

Por otra parte, Izquierda Unida va a presentar a la ciudadanía sus propias alternativas políticas que abarcan todos los ámbitos políticos. Entre las alternativas económicas está la creación de una banca pública en base a los bancos actualmente nacionalizados, una reforma fiscal justa, una auditoría de la deuda para rechazar la parte especulativa por ilegítima, la recuperación de las empresas privatizadas por los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP, así como la inversión estatal en sectores estratégicos de nuestra economía.

Entre las alternativas de inversiones públicas, Izquierda Unida propone priorizar el empleo, sobre todo el empleo de jóvenes, las pensiones y los servicios públicos, especialmente la enseñanza y la sanidad, así como ir avanzando hacia un nuevo modelo económico que sea productivo y no especulativo. Entre las alternativas sociales IU pone el acento en derogar las sucesivas Reformas Laborales del PSOE y del PP, la dación en pago para solucionar el problema de la vivienda que pasaría a considerarse un derecho, y una renta básica para las personas sin recursos. También se establece una política de precios que garantice la calidad alimentaria en nuestro país a la vista de que la cadena de distribución incrementa los precios hasta en un 5.000 % en algunos casos.

Entre nuestras alternativas para la regeneración democrática planteamos reformar la Ley Electoral y permitir una democracia participativa a través de Iniciativas Legislativas Populares, referéndum y consultas, entre las que se propondrá, en primera instancia, si la población quiere Monarquía o República.

Todas estas modificaciones legales nos llevarían hacia un Proceso Constituyente para devolver la voz a la ciudadanía frente al golpe de estado de los mercados y al fraude democrático en el que vivimos.

Información adicional