Izquierda Unida Valladolid

Izquierda Unida reivindica “igualdad con dignidad” en el mercado laboral ante el incremento de la doble carga laboral de las mujeres

La doble carga de trabajo para las mujeres, en el ámbito público y en el privado se está acrecentando. El incremento de la población femenina activa, junto con la influencia de los recortes en gasto social sobre los cuidados familiares, hace que las mujeres de nuestro país cada vez soporten una mayor carga trabajo. Los datos lo ponen de manifiesto con claridad:

•        Los cuidados familiares siguen frenando la incorporación de la mujer al mercado laboral: De acuerdo con la EPA, en 2012, las mujeres aumentan su afluencia al mercado laboral, a la vez que se incrementan las contratadas a tiempo parcial y la tasa de paro. Algo que ha sido nota dominante durante la crisis, para paliar la pérdida de empleos masculinos en muchas familias. Pero ello no acaba con la altísima tasa de inactividad femenina (46,6%), que responde a la obligación de cuidar de menores, enfermos, personas mayores o dependientes, u otras obligaciones familiares. Según datos de 2011 de Eurostat publicados por el INE, la principal causa para que las mujeres españolas no busquen trabajo son las responsabilidades en el cuidado de menores, adultos y discapacitados: el 31,2% (porcentaje que alcanza el 36,8% en el tramo de 35 a 44 años de edad). Es una apabullante diferencia respecto a los hombres en nuestro país (2,4%) y a las mujeres en la UE (18,9%).

•        Igualación a la baja del paro: La tasa de paro femenino, del 26,55%, sigue siendo mayor que la de los hombres, a pesar de que tiende a igualarse. Por desgracia, esa igualación viene dada por el incremento del paro masculino, por lo que es una igualación a la baja. Además, el incremento del trabajo a tiempo parcial también es terreno abonado para que las pocas mujeres que encuentran trabajo lo hagan de esa manera.

•        La brecha entre los salarios sigue aumentando: Las mujeres ganan un 22,55% menos de media al año por un trabajo de igual valor que el de los hombres .Según un informe de CC.OO. de Febrero de 2013, un 47% de las mujeres ocupadas recibe un salario inferior a 15.000 euros brutos anuales, mientras que no hay ninguna ocupación laboral en la que los hombres estén por debajo de esa cantidad. Como consencuencia, las mujeres tienen un acceso menor, cualitativa y cuantitativamente, a los sistemas de protección social, como es el caso de las prestaciones por desempleo: de hecho, tres cuartas partes de las personas en paro registrado, sin derecho a prestación de ningún tipo, son mujeres.

•        Brecha también en las pensiones: la pensión media del Sistema Público está en 850 euros, pero en el caso de las mujeres la media no alcanza los 700 euros, reproduciendo las diferencias salariales durante la vida laboral. Por otra parte, la media de la Pensión de Viudedad, que afecta a más 2.300.000 personas, casi el 98% de las cuales tienen nombre de mujer, está en 600 euros.

•        Los recortes sociales se ceban con las mujeres: en los PGE de 2013, la partida para Servicios Sociales básicos, gestionados por los Ayuntamientos (teleasistencia, ayuda a domicilio, situaciones de emergencia, atención a la exclusión social, menores en desamparo, etc.) ha pasado de 86 millones en 2011 a 30 millones en 2013, un recorte del 65,4%, justo cuando la crisis está golpeando con mayor crueldad a las personas más necesitadas. Ello supone, en primer lugar, una pérdida considerable de empleo en un sector muy feminizado y además un incremento de la carga familiar en materia de cuidados, que habitualmente recae sobre las mujeres.

 

Como consecuencia, los recortes provocan un retorno muy significativo de las mujeres al trabajo de cuidados en el ámbito doméstico; además de un empeoramiento en las condiciones de las que se ven obligadas a realizarlo. Y si ligamos este dato con el mencionado aumento de su afluencia al mercado laboral, lo que nos indica, es que las mujeres, en estos momentos, están soportando una doble carga de trabajo (público-privado) mucho más pronunciada.

 

Ante la celebración del 1º de Mayo Izquierda Unida quiere reivindicar una vez más la necesidad de avanzar hacia una igualdad con dignidad en el mercado de trabajo. Una igualdad que garantice derechos a toda la población y que no suponga la igualación a la baja en salarios de miseria, en tasas de desempleo y cotas de miseria que la crisis y los recortes irracionales están provocando.

 

Información adicional