Izquierda Unida Valladolid

Izquierda Unida tratará de informar a la ciudadanía del enorme ataque al sistema democrático y a los servicios públicos universales que supone el anteproyecto de reforma de la administración local

Una trampa muy peligrosa. Así considera Izquierda Unida el  Anteproyecto de Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración local que pretende colar el Gobierno del Partido Popular a la ciudadanía de nuestro país. Con el discurso de buscar el ahorro económico, el Gobierno de Rajoy quiere asestar un golpe mortal al municipalismo, y de paso a los servicios públicos universales que prestan los Ayuntamientos y que prestan bien porque son las Administraciones más cercanas a la ciudadanía. Por eso los cargos públicos de IU en la provincia de Valladolid decidieron ayer en asamblea buscar la complicidad de esa misma ciudadanía para tratar de tumbar este proyecto de ley regresivo y tramposo a más no poder.

Este anteproyecto de ley limita las competencias y autonomía de los Ayuntamientos, reforzando el papel de las Diputaciones Provinciales. Se da la circunstancia de que las Diputaciones son las administraciones menos democráticas y más innecesarias de nuestro ordenamiento administrativo ya que, ni son elegidas directamente por la ciudadanía ni tienen mucho sentido una vez que nuestro país se organiza en Comunidades Autónomas. Izquierda Unida lleva mucho tiempo pidiendo su desaparición para evitar la duplicidad de competencias y un gasto innecesario en estructura administrativa que podría servir para reforzar a los municipios, las administraciones que tienen un menor presupuesto de todas prestando, sin embargo, muchos de los servicios público más necesarios para los habitantes de las localidades. Lejos de eso el Gobierno de Rajoy ha preparado un proyecto de Ley para reforzar el poder de estas Administraciones cuyo verdadero papel es hacer clientelismo político y reforzar el poder de los dos grandes partidos en nuestro país.

La merma de las competencias municipales tiene como objetivo escondido, otra de las trampas de la Ley, privatizar buena parte de los servicios públicos que ahora prestan los municipios y hacerlo a través de órganos cada vez más alejados de la ciudadanía para que unos servicios públicos de escasa calidad o excesivamente caros no puedan ser castigados por la ciudadanía en las urnas.

La principal excusa del texto es pretender que servirá para ahorrar, especialmente en salarios de cargos públicos. Hay que señalar que, mientras los Ayuntamientos, exceptuando el de Madrid, del PP, son las Administraciones menos endeudadas en España, son legión los Alcaldes y Concejales de todos los signos políticos que sirven a sus localidades sin tener un salario. Este es el caso de los cuatro Alcaldes de IU en la provincia de Valladolid. Para nuestra fuerza política el problema será que ya nadie se querrá presentar a las elecciones municipales sabiendo que su papel en el Ayuntamiento está relegado a “abrir la puerta de la Casa Consistorial o representar al Municipio en el vino español el día de la fiesta” como han señalado nuestros cargos públicos.

Otra de las añagazas de la futura Ley es quitar a los Ayuntamientos las competencias que son más sociales y que justifican un buen programa político con el que concurrir a los comicios, como las políticas de servicios sociales, de educación o de igualdad de oportunidades, entre otras.

Los cargos públicos de IU, alcaldes y concejales y concejalas, han coincidido en que hay que dar la batalla al anteproyecto de Ley en los pueblos y ciudades y se van a sumar a la campaña de IU para hacer 1.000 actos públicos en toda la geografía nacional. El encuentro de ayer fue el primero de los que se realizarán en buena parte de nuestros municipios, bien solos o con el apoyo de los numerosísimos alcaldes y concejales del resto de fuerzas políticas, incluido el PP, que ya han mostrado su rechazo al proyecto de Ley del Gobierno.

Información adicional