Izquierda Unida Valladolid

El próximo lunes concluyen las Asambleas Locales para definir el futuro de IU, mediante la iniciativa “Participa, debate, decide”

El lunes, 8 de febrero, se celebra la última de las Asambleas previstas en la provincia de Valladolid para definir el futuro de Izquierda Unida de cara a la próxima Asamblea Federal. Será en Laguna de Duero dentro de la iniciativa “Participa, debate, decide” que está sirviendo para hacer una autoevaluación de la organización con la participación de muchos militantes y simpatizantes a lo largo de todo el país. En Valladolid ya se han celebrado Asambleas en Valladolid capital, Medina del Campo, Tudela de Duero y Laguna de Duero.

El objeto es definir nuestras fortalezas y debilidades para mejorar la organización con la opinión de todos los compañeros y compañeras que quieran sumarse. Con las aportaciones que lleguen desde todo el país, la Comisión encargada de preparar la Asamblea Federal, prevista para mayo, elaborará una propuesta organizativa que ayude a remontar el débil momento electoral que atravesamos, pero sobre todo a mejorar la organización, tras 34 años de vida. La experiencia acumulada con nuestra participación en las diversas convergencias debería ser uno de los pilares sobre los que construir una izquierda fuerte, aunque Izquierda Unida ha apostado también por una mirada introspectiva que nos señale los puntos más débiles y los que nos dan nuestra mayor fuerza, siempre según la opinión mayoritaria de las bases.

En las Asambleas celebradas en nuestra provincia se están dando consensos claros sobre la fortaleza que supone tener una militancia muy entregada y que resiste contra viento y marea los envites del capitalismo y sus terminales mediáticas. Sin embargo, hemos detectado como una debilidad la poca correlación entre nuestro trabajo en los movimientos sociales y nuestros resultados electorales de los últimos tiempos. En las Asambleas se han analizado elementos que son intrínsecos a la acción de la izquierda como nuestra relación con el obrerismo, poco reconocido hoy en día, con las causas sociales, con el ecologismo, con el feminismo y con el resto de los movimientos que tienen una presencia en nuestra sociedad. También hemos revisado nuestro mensaje y nuestras prácticas comunicativas para hallar posibles grietas.

Entre los peligros que nos acechan hemos señalado la injusta Ley Electoral que minimiza nuestros resultados electorales y maximiza la tendencia al voto útil en nuestro país y entre nuestras oportunidades se halla, en opinión de la militancia, la propia situación política y social que vivimos y que debería ser, si logramos centrar nuestros esfuerzos, el magma en el que surgiera la verdadera aspiración de cambio que nuestro país necesita, que el continente europeo está pidiendo a gritos y que el mundo precisa para ser un lugar más humano y justo.

Información adicional