Izquierda Unida Laguna de Duero

El Procurador de IU-Equo, José Sarrión pregunta a la Junta que está haciendo para evitar el vertido de agua sin depurar al Duero en Laguna

El procurador de IU-Equo en las Cortes de Castilla y León, José Sarrión, ha formalizado hoy su primera pregunta parlamentaria al Gobierno Regional sobre los vertidos de aguas residuales sin depurar en el municipio de Laguna de Duero en una zona de alto valor ecológico como es la laguna de la localidad, incluida en la Red Natura 2.000. En su escrito Sarrión demanda explicaciones sobre qué ha hecho y qué está haciendo la Junta de Castilla y León para evitar estos vertidos que han provocado ya una investigación por parte de la Unión Europea.

La investigación se ha determinado tras la incapacidad de las autoridades españolas de demostrar que se cumple realmente la directiva europea de vertidos en el caso de Laguna de Duero. La denuncia partió del concejal de IU en el Ayuntamiento de Laguna, Jesús Salamanca, y contó con el apoyo del entonces europarlamentario de Izquierda Unida, Willy Meyer. Hoy, los dos concejales de IU-Laguna en Marcha  en el Ayuntamiento de Laguna de Duero, Jesús Salamanca y Aurelia Hernández, han comparecido en rueda de prensa junto al procurador José Sarrión para exigir a la Junta de Castilla y León que realice la conexión eléctrica del emisor que debe traer las aguas residuales a la depuradora de Valladolid.

El asunto ha sido tramitado además ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que ha pedido, desde septiembre de 2013 cuando se admitió a trámite la petición, hasta en 4 ocasiones información a las autoridades españolas sobre el cumplimiento en Laguna de Duero de la Directiva Europea que obliga a la depuración de aguas residuales en núcleos de población superiores a los 20.000 habitantes. En todas las respuestas las autoridades nacionales han señalado la inminencia de la finalización de las obras para canalizar las aguas residuales desde Laguna de Duero a la estación depuradora de Valladolid capital.

El problema que ha observado la Comisión del Parlamento Europeo es que han pasado casi dos años desde que se presentó la demanda y 16 meses desde el plazo que dieron inicialmente para el final de las obras previstas. Lo más llamativo de las respuestas españolas es, que desde junio de 2014, el único problema aparente para depurar las aguas residuales de Laguna de Duero es que falta conectar a la red eléctrica el sistema de bombeo que llevaría las aguas residuales de Laguna a la estación depuradora de Valladolid. Por eso la Comisión determinó recientemente que se han hecho “escasos progresos con respecto a las obras que eran necesarias para garantizar la depuración de las aguas residuales de Laguna de Duero”. Ahora el procurador de IU-Equo ha decidido sumar la pregunta parlamentaria al Gobierno Regional que es responsable del cumplimiento de la normativa sobre aguas residuales.

Sobre la depuración de aguas residuales existe una Directiva 271/CEE del Consejo, que data del año 1991, y que está traspuesta a la legislación española desde el año 1995. La norma, plenamente vigente en nuestro país, establecía el año 2.000 como límite para dar tratamiento adecuado a las aguas de las “aglomeraciones urbanas” mayores de 15.000 habitantes equivalentes. En Laguna de Duero, según los datos aportados a Europa por las autoridades municipales y autonómicas hay 53.900 habitantes equivalentes, una cifra muy superior a los 20.000 habitantes que reseñaba la demanda de Izquierda Unida lo que en opinión de la Comisión agrava el problema denunciado por IU.

Además de solicitar el amparo del Parlamento Europeo, el concejal de IU en el Ayuntamiento de Laguna de Duero, Jesús Salamanca, lleva desde antes de 2012 enviando denuncias tanto al Ayuntamiento como a la Junta de Castilla y León y a la Confederación Hidrográfica del Duero, organismo éste que ha impuesto varias multas al Municipio por vertidos sin depurar.

Para Izquierda Unida, a la grave irresponsabilidad de haber dejado transcurrir  15 años sin solucionar el problema del vertido de las aguas residuales de Laguna, se une la incompetencia de las autoridades autonómicas y municipales que argumentan, durante la friolera de 16 meses, la falta de conexión a la red eléctrica como el motivo para no cumplir con las obligaciones legales que tienen adquiridas.

 

Esperamos que tanto la pregunta parlamentaria como la investigación que va a emprender el Parlamento Europeo en numerosas localidades españolas que incumplen la directiva europea sirva para obligar a nuestros responsables políticos a tomar en serio el medio ambiente, a cuidar el patrimonio natural, que es de todos y todas y del que depende la vida en la tierra, y a no despreciar olímpicamente y sin miramientos la legislación vigente.

Información adicional