Izquierda Unida Valladolid - Diputación

Intervención de Salvador Arpa, Diputado de IU en la Diputación de Valladolid en el debate sobre los presupuestos provinciales

Para Izquierda Unida, analizar y valorar los Presupuestos no es una cuestíon técnica. Entendemos que tiene que ser la valoración política la que decante el destino final de nuestra posición en la votación a estos presupuestos, y en esa valoración política nos vamos a centrar. Esta es la intervención de Salvador Arpa en el Pleno de la Diputación Provincial de Valladolid sobre Presupuestos para 2013 celebrado el pasado día 31 de noviembre.

"No voy a hablarle de si recibimos más o menos dinero del Estado, aunque este año es cierto que mejoran los ingresos por este concepto suponiendo casi 7 de cada 10 euros de los que nos llegan. También, parece que aumentan las transferencias de la Junta de Castilla y León, pero es una situación ficticia, tal y como se reconoce en el informe de Intervención, porque después de la bajada en este aspecto que sufrimos durante este ejercicio 2012, es muy fácil mejorar números, y lo hacemos única y exclusivamente gracias a la transferencia de casi tres millones y medio que nos llegan este año y de los cuales la Diputación va a ser una “mera ventanilla de caja” (palabras textuales recogidas del informe de intervención) , lo vamos a recoger con la derecha y lo vamos a soltar con la izquierda a los ayuntamientos que son los destinatarios del dinero destinado a gasto corriente.

Perfectamente se podía haber hecho llegar ese dinero a los ayuntamientos directamente desde la Junta, pero eso dejaría bien a las claras que un año más la Junta aminora las subvenciones anuales a la Diputación, contabilizando esos tres millones y medio las transferencias de la Junta suben un 35% si no los contabilizamos bajan un 5,26% los dineros que nos deben llegar para poder seguir prestando servicios de la Junta a través de las Diputaciones. Ejemplo claro de esto último el Convenio marco, en el que ya se presupuestan seiscientos mil euros de menos, los mismos que los que nos llegan en este ejercicio 2012.

También desaparecen las aportaciones al Plan de educación de adultos, doscientos treinta y un mil euros que desaparecen, por lo tanto sufrimos recortes desde la Junta en servicios sociales, en educación, y en materia sanitaria siguen sin llegar dineros para conservación de consultorios médicos. Servicios Sociales, Educación y Sanidad, justo los tres servicios públicos que más afectan a los ciudadanos, y la Junta recortando en ellos, la Junta y evidentemente nosotros en la Diputación como corresponsales en su programación y ejecución. Y seguimos sufriendo recortes por parte de la Junta también en inversiones, baste este dato: de los siete millones de euros que llegaron a esta Diputación en 2011, este ejercicio bajaron esas aportaciones hasta 873. 000 €, (casi un 90% de bajada), ni un solo euro para los Planes Provinciales, hubo que suplir esa aportación desde la propia casa, con lo que ello supone. Bueno, pues parece que no están contentos con ello y para 2013 vuelven a rebajar otro 15% llegando solamente 740.000 €, evidentemente ni un céntimo para Planes provinciales, otro año más hay que hacer un esfuerzo importante para mantener el programa de Planes Provinciales con fondos propios. ¿Como no va a apostar la Junta por el mantenimiento de las Diputaciones Provinciales? si están “tapándole las vergüenzas” como acertadamente denunciaban desde el grupo socialista el otro día.

Pero el problema que se genera a la diputación no es de actuar de “cortafuegos” de la política de recortes aplicada por la Junta, actuación que no solo apoyamos si no que demandamos, el problema se genera cuando precisamente para tapar las vergüenzas de otras administraciones, utilizas un dinero que bien se podría destinar a la creación de nuevos programas que vayan en la dirección de solucionar los problemas que acucian a la provincia, y que en estos momentos no hemos de olvidarnos es la falta de empleo, más de cincuenta mil parados en la provincia de Valladolid, una de cada cinco personas en edad de trabajar que nos crucemos en la calle esta en situación de desempleo, y ese dinero que utilizamos para cubrir la dejadez de otros, esta anulando la acción política de las diputaciones en la solución de los problemas que padecemos. Y este es el principal motivo por el que en los últimos años se lo estamos poniendo tan fácil a la hora de consensuar un apoyo tácito a los presupuestos a través de nuestra abstención, porque evidentemente que son muy mejorables estos presupuestos, pero reconocemos el esfuerzo que se hace para mantener determinados servicios, porque nos alegra que el Sr. Presidente utilice un lema de la pasada campaña electoral de Izquierda Unida y que también para él las personas sean lo primero.

Creo que es mi obligación decirles lo que no nos gusta de este presupuesto, aunque en honor a la verdad hasta en este apartado este año sufrimos recortes, cuestión que les agradecemos, ¡Por fin! Desaparece el programa de arreglo de iglesias y ermitas que todos años enmendábamos, no por el hecho de que existiese, sino por como estaba concebido. Subvenciones públicas 90%, aportación de los propietarios (arzobispado) 10%. Dinero público para bienes privados, y eso en los tiempos que corren no es admisible.

Es curioso, lo dije el año pasado lo repito este y espero que se corrija la situación, esta el programa del Plan de empleo (que ya se que es la Junta quien lo promueve) pero es que se sigue presupuestando con la misma cantidad que hace diez años, cuando la coyuntura económica era totalmente distinta, si nuestra tasa de desempleo ha pasado a ser el doble de la de entonces ¿Por qué no se dúplica la aportación económica?, estamos hablando de dar trabajo a la gente en el medio rural, algo imprescindible si queremos fijar población, de rejuvenecer la provincia. No quiero dejar de lado la ocasión para comentar algo sobre los organismos autónomos y sociedades que dependen al menos económicamente de esta diputación. Tal es el caso de Reval, nada que decir respecto a sus cuentas, creo que han hecho los deberes destinando el superávit obtenido en los últimos ejercicios a minorar la aportación de los municipios en los recibos de gestión y recaudación, a buen seguro que todos los municipios agradecen la medida, pero no hemos de olvidarnos que el objetivo de la Diputación aunque sea a través de Organismos Autónomos debe de ser no solo prestar servicios para los ayuntamientos, sino ayudarles a ser mayores, y esto significa que debe facilitarse y ayudar también a aquellos que decidan gestionar y recaudar sus propios recibos.

Otra cosa distinta parece ser SODEVA, tras la integración de la extinta TURISVALL en ella, parece que se ha convertido en una sociedad meramente gestora de los centros turísticos provinciales, más bien podríamos hasta cambiar el nombre SOTUVA (Sociedad Turística de Valladolid), porque si echamos una ojeada al resumen de las actuaciones llevadas a cabo en el 2012 (incluidas en este proyecto de presupuestos) vemos que salvo seguir desarrollando el programa “Comercio rural Mínimo” por cierto programa aprobado por esta institución tras una proposición de Izquierda Unida, al cesar lo que es del cesar; salvo esa actuación todo lo demás ha estado relacionado con el turismo, lo que nos hace pensar que si no se hubiesen fusionado la que habría desaparecido habría sido la anterior SODEVA.

Vemos con tristeza, y sobre todo con preocupación que han desaparecido todos los agentes de desarrollo local que operaban por la provincia, pasamos de los trece del inicio de la sociedad a los cero de este ejercicio. ¿No habíamos quedado que el mayor problema de la provincia es el desempleo?, resulta que cuando más falta hace el apoyo a las iniciativas empresariales, cuando más falta nos hacen empresas que generen empleo, nosotros nos deshacemos de todos los recursos que disponíamos, (Agentes de desarrollo, Programa OPEA, U.P.D., etc) eso sí, por culpa de la Junta de Castilla y León que es la competente en la materia y la que soltaba subvenciones.

Menos mal que al menos se presupuestan 600.000 € para apoyo al autónomo y pequeño empresario, estamos expectantes en ver como se desarrolla ese programa. A pesar de lo dicho, tendrán que reconocer que se lo ponemos fácil, en cuanto nos tienden la mano para consensuar, nosotros consensuamos (si es que estamos como locos por consensuar), y créanme que lo hacemos con gusto, nuestro objetivo a pesar de las criticas, que se las hacemos con todo el cariño del mundo, se las hacemos para que vayan mejorando, porque al final nos terminan haciendo caso, aunque a veces les cueste reconocerlo saben que tenemos razón.

Estamos aquí para ayudar, colaborar, por eso también les agradecemos que nos brinden la oportunidad de participar, reconocemos que es más fácil lograrlo aquí, en una Institución sin el peso político que tienen otras (no tenemos competencias, capacidad recaudatoria, etc.…) pero también hay que reconocer que con su actitud en el día a día tampoco lo ponen difícil."

Información adicional